Iglesia y revolución en España (1868-1874)

Cuando se presenta históricamente el sexenio revolucionario pa­rece inevitable que se deba caer en lugares comunes que apologistas y detractores de la «Gloriosa» repiten hasta la saciedad. Huyendo del maniqueísmo, porque es una actitud antihistórica, hay que reconocer que la revolución de 1868 provocó un desorden e inestabilidad políticos sin precedentes porque se probaron todas las experiencias posibles. Pero no puede negarse que dicho sexenio fue un hito fun­damental de nuestra historia contemporánea, que contribuyó sensi­blemente a la madurez política del pueblo español y que ha condi­cionado hasta nuestros días el desarrollo social, cultural y económico del país. Fue una revolución liberal-burguesa, de la cual no es­tuvieron exentas las masas populares. Para la Iglesia fue una sacu­dida impresionante, altamente positiva, porque incidió decisivamente sobre las viejas estructuras eclesiásticas y obligó a buscar nuevos métodos de evangelización, en momentos de transformación social. La Restauración frenó este proceso y devolvió a la Iglesia su perdido protagonismo en el seno de la sociedad española.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1977
0
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Extenso y documentado trabajo que, a pesar de los años transcurridos desde su edición, sigue siendo un punto de referencia obligado para el conocimento del siglo XIX.