J.C. El sueño de Dios

Este no es un libro de espiritualidad. Es una novela en la que Miguel Aranguren recrea la época en la que se forjó el destino de muchos pueblos. Con viveza y precisión, nos cuela en la intimidad de la familia que acogió a un niño extraordinario, Jesús de Nazaret, la única persona que ha superado la barrera de la muerte.

"¿Quién dice la gente que soy yo?", preguntó Jesús a sus seguidores más cercanos. Es la misma cuestión que no vemos abocados a contestar tras la lectura de J.C. El sueño de Dios, la mejor de las novelas de Miguel Aranguren.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
582
978-84-17407-30
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3

Comentarios

Imagen de JOL

La novela va entrelazando el presente, los recuerdos, y los acontecimientos futuros, desde las vivencias de José en particular desde la plenitud de su muerte en compañía de María y de Jesús. Además de José encontramos como hilo conductor desde el principio al final al Profeta, Juan, en su martirio. También el noviazgo de José y María, o el viaje del nacimiento en Belén. Conviene leer este libro con cierta continuidad para no perder el hilo por esos saltos en el tiempo y en los espacios. Todo con mucha naturalidad y una cuidada escritura puede ayudar a meterse en la película sobre Jesucristo. Destacaría el episodio de Jesús perdido a la vuelta de Jerusalén que recala en la familia recién conocida de Marta, María y Lázaro de su misma edad; también las tentaciones y la presencia habitual del Maligno. A diferencia de los apócrifos esta novela no atribuye sucesos extraordinarios pues se centra precisamente en la vida ordinaria de Jesucristo y su entorno. Es una visión personal y sugestiva de Jesucristo escrito desde la fe y la calidad literaria.

Imagen de amd

Novela con carácter histórico para acercar la figura de Jesús a la sociedad actual (creyentes y no creyentes). Según ha afirmado el autor en varias entrevistas, la idea de la novela surgió pensando en los jóvenes: hoy, muchos de ellos, no bautizados, viven en hogares rotos y necesitan una respuesta a tanto sufrimiento. Durante siete años y tras varios meses de intensa documentación, Miguel Aranguren ha dado vida real a las gentes de Belén, de Nazaret, para situarlos en un tiempo y en un espacio históricos: un entorno auténtico donde poder desarrollar los hechos trascendentales que se desarrollan en la trama. En definitiva, consigue presentar de un modo verosímil un rincón olvidado dentro del Imperio romano, con unos personajes humildes, de vida complicada y pobre.

Apoyada en los Evangelios, la obra se presenta en forma de novela, rodeada de elementos de ficción y enmarcada por el punto de vista personal del autor. Los hechos se atienen a las Escrituras, pero el relato va mucho más allá hablando de la convivencia diaria, con diálogos intensos y reflexivos que transmiten la personalidad de cada uno de los protagonistas: el proceso de conocimiento de sí mismo por parte de Jesús, el carácter extraordinario de San José (a pesar de las dudas y de la sorpresa), la figura perfilada de Juan el Bautista con sus sentimientos contradictorios de emoción, humillación e incertidumbre. Y, de forma constante, se intensifica la presencia de Satanás, el enemigo continuo, el fustigador que promueve incesantemente el engaño, la mentira, la enfermedad, la guerra.

Con un léxico cuidado y preciso, y un lenguaje lleno de  preciosas imágenes, se trata de una obra que admite diferentes lecturas, relecturas, aproximaciones  e interpretaciones, para conocer mejor la figura de Jesús, que contradecía todas las expectativas con su venida en Galilea, territorio despreciado por los más puristas e impensable como cuna del Salvador.