Juan Sebastián Elcano

"Elcano era natural de Guetaria, maestre de navegar, y cuando lo conocí en Sevilla andaba huido de la justicia. (...) Juntos hicimos la navegación más larga de la que haya noticia en la historia, que según los geógrafos no habrá nunca otra igual, tanto de dificultades y peligros, como de descubrimientos..."
Así comienza esta extraordinaria obra -ajustada al milímetro a la veracidad histórica; escrita con todo el dinamismo y la emoción de las grandes novelas de aventuras-, en la que el relato del primer viaje alrededor del mundo, narrado por un joven marinero que participó en la expedición, se conjuga con la crónica de una fascinación irresistible, la misma que alentaría a los personajes de Melville: la fascinación de "navegar mares prohibidos".
Juan Sebastián Elcano, aquel vasco cuidadoso en el vestir y parco de palabras, cuya excepcional inteligencia hizo posible el éxito final de la arriesgada travesía, se yergue como el protagonista indiscutible de una hazaña que dejó atónitos a sus contemporáneos y que, sin duda, volverá ha asombrar ahora al lector actual con esta obra apasionante en la que también hay espacio para el humor y los enredos galantes

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2002/01/01
197
978-84-8460-227

Edición muy cuidada, con encuadernación buena, agradable para leer. Editado como libro de bolsillo sería más asequible al gran público.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.666668
Average: 2.7 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

El autor ha cultivado con éxito el género de la novela histórica, y varias están dedicadas a grandes personajaes del Descubrimiento como F. Pizarro, Hernán Cortés o Bartolomé de las Casas. Ahora nos mete en la “Mayor travesía de la historia”, como reza en el subtítulo, de la mano de sus protagonistas, en particular de Mateo Zubieta, servidor de Elcano, que expone el famoso Memorándum de Valladolid para restablecer la verdad de los hechos, deformada por Pigaffeta. Intervienen hombres normales pero excepcionales que son Magallanes o Elcano con los 265 que zarparon de Sanlúcar en 1519 y sólo regresan 18 tres años máas tarde en la nao Victoria. Es una obra bien ajustada a la veracidad histórica, escrita con el dinamismo y la emoción de las grandes novelas de aventuras, narrada por ese joven marinero que participó en la expedición. Esto se conjuga con la crónica fascinante de navegar por mares ignotos, y edifica ver su reciedumbre entre las penalidades, sus debilidades, y siempre su confianza en Dios. Es una hazaña que dejó atónitos a sus contemporáneos y que nos asombra hoy porque se dan grandezas y miserias, amor y amoríos, fe y debilidad, mostrando en vivo y con buen humor que el hombre siempre supera al mismo hombre.

Imagen de acabrero

Mi primera impresión fue que Olaizola me estaba tomando el pelo. Una buena primera parte del libro narra la infancia y circunstancias personales de quien luego será marinero con Elcano y narrador de esta historia. Que dedique una cuarta parte de un libro tan breve a este personaje me parecía excesivo. Luego la historia va tomando cuerpo y resulta en todo momento apasionante, pero creo que para una persona interesada, insuficiente. Quizá no hay mucho más que contar, o bien, para un libro de divulgación sería demasiado prolijo llenar el texto de detalles técnicos o descripciones de cada lugar por donde pisaron, pero en todo caso creo que contar una historia tan grande en tan poco espacio es muy atrevido. Si estas eran las condiciones, hacer un libro muy asequible para un lector no demasiado exigente, creo que se ha conseguido hacer un libro trepidante, interesante y, desde luego, muy bien escrito.