La Isla de Susú 1. Un jardín en el fondo del mar

Susú se ha ido a vivir a una isla remota para cumplir su sueño de ser jardinera submarina. En esta aventura la acompañaTío Rufus, el loro más cascarrabias del mundo. Allí se encontrarán con personajes muy curiosos... ¡En Isla Marabú uno no se aburre nunca!

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
96
978846831172

Ilustraciones de Alex Omist

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de amd

Primer relato de la serie protagonizada por Susú, una jovencita que inicia su vida profesional en el ámbito del submarinismo. Tras realizar estudios de Jardinería, su deseo es dedicarse a las plantas submarinas, a su cultivo y a su recolección. Así, la narración está ambientada en la Isla Marabú, un islote pequeño de la Polinesia con características tropicales, tanto por los paisajes que se describen, como por los personajes que habitan en la isla. 

Todos los habitantes de este pequeño lugar son gente divertida que le irá enseñando a Susú diferentes valores  y  le van dando consejos para afrontar mejor su trabajo y la vida en la isla. Entre los personajes, en el lado positivo, destacan el señor Zin y Maui.  El señor Zin es el farero de la isla, un anciano chino que le enseña a Susú la virtud de la paciencia y le transmite sabios consejos para la vida diaria; en cuanto a Maui, es un joven maorí que, con sus famosos tatuajes y su valentía, representa la tradición legendaria del país y destaca por su generosidad y amabilidad. En la parte negativa, hay un curioso personaje, el almirante Doblón, que es un viejo pirata movido solamente por la avaricia y el egoísmo. A lo largo de la obra, se pueden apreciar los cambios experimentados por la protagonista que mejorará su trabajo y su planteamiento vital gracias a la influencia de todos ellos. Aunque las actividades de Susú están muy por encima de la edad de los niños lectores, su transformación supone un claro ejemplo que estos pueden seguir con respecto a su comportamiento y a su visión del mundo. 

Así pues, se trata de un relato muy ameno, lleno de sabios consejos, como por ejemplo: no hay que fiarse de las apariencias,  hay cuidar y respetar el medio ambiente, no hay que tener prisa para terminar las labores importantes porque necesitan tiempo y reflexión para obtener buenos resultados. Además, conviene destacar la presencia de las ilustraciones a lo largo de todo el texto. Minuciosas, precisas y muy divertidas, representan con acierto a los distintos personajes con sus características físicas y su propia personalidad, facilitando claramente la comprensión del relato. Desde 2014, ya se han publicado varios títulos de esta colección.