La microguerra de todos los tiempos

En el pueblo de Gombronia, donde todos son siempre puntuales, ha ocurrido un suceso extraordinario: se ha estropeado el reloj que construyó en su día el famoso relojero italiano Somato Frantantoni. Solo los niños más especiales de Gombronia serán capaces de arreglarlo: Manuel, un chico inquieto al que le encanta ir corriendo a todas partes, y Mara, que piensa en el infinito y sueña con ser una gran estrella del rock. Para lograrlo tendrán que viajar al corazón del reloj o, lo que es lo mismo, al corazón del tiempo, donde se ha declarado la guerra entre los ejércitos de presente, pasado y futuro.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
96
978841646509

Ilustraciones de Rafa Vivas

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de amd

Novela de aventuras y de fantasía, protagonizada por Manuel y Mara, dos niños a los que se les planteará un gran reto. La acción se desarrolla en el pueblo de Gombronia, donde todos los habitantes están muy preocupados por el paso del tiempo y viven supeditados al reloj de la plaza que inexorablemente marca todas las horas. Hasta que un día, sin previo aviso, el reloj se estropea y para arreglarlo necesitan al niño más rápido y a la niña más lenta del pueblo.
Manuel, de once años, el más rápido, siempre va corriendo a todas partes y desea estar en varios sitios a la vez; por eso, se viste mal, rompe los platos con las prisas y todos creen que es un poco torpe. Quiere hacerse mayor rápidamente, pensando que así sus problemas desaparecerán. En el extremo opuesto está el personaje de Mara, una niña alegre a la que le gusta mucho cantar, pero que siempre llega tarde a todos los sitios. No quiere hacerse mayor porque es muy feliz en la infancia. Ambos son los elegidos para entrar en el reloj, deben hacerse diminutos con las pastillas suizas azules y resolver el enigma del reloj parado.
En el interior del mecanismo descubrirán unos mundos pequeñísimos (las colinas de Mañana, los valles de Ayer y los prados de Hoy) que han comenzado una microguerra y han parado el tiempo, porque no se ponen de acuerdo: la indecisión del Hoy se enfrenta a los recuerdos tristes y alegres del Ayer, y no dejan que se realicen los proyectos del Mañana.
En definitiva, se trata de una historia entretenida y divertida que refleja situaciones del mundo real y en la que destaca la calidad literaria del lenguaje, ya que el autor Andrés Barba es uno de los novelistas más consolidados de su generación. Además, a todo ello hay que añadir el planteamiento adecuado de algunas ideas muy arraigadas en los niños y los adolescentes en la actualidad, como la prisa y la inmediatez para realizar las cosas (aun a riesgo de hacerlas mal), o la preocupación por ocupar el tiempo desenfrenadamente y el activismo exagerado. En palabras del autor, para ganar el tiempo hay que saber disfrutarlo o perderlo, y este es el secreto del optimismo: “pensar siempre que lo que está frente a ti es algo que empieza” (p. 72) y se merece toda nuestra atención.