Los hermanos Karamázov

Fiódor Pávlovich Karamázov, un terrateniente borracho, arbitrario y corrompido, tiene cuatro hijos: Dmitri, de carácter violento; Iván, un intelectual frío y materialista; Aliosha, el hijo pequeño, pasivo y religioso; y Smerdiakov, el hijo bastardo y resentido. La novela gira en torno a las relaciones perversas que se establecen entre el padre y los hijos hasta que éste es asesinado y su presunto asesino, Dmitri, juzgado y condenado. Odio, amor, crueldad, compasión, sentimientos radicalmente contrarios y enfrentados...

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
752
2003
1104
2013
1008
978-84-8428-921

Colección: Clásica Maior

2015
1144
978-84-9105-005
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.7
Average: 3.7 (10 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

10 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Es una novela sorprendente, no solo por su longitud, que también, o porque tiene más páginas sin un punto y aparte que páginas con párrafos, que también, pero cuestiones accidentales al margen, sorprende por el tratamiento tan profundo que se da a la realidad del mal en el mundo. No es una historia para regodearse en cosas malas, en acciones pecaminosas, como ocurre en tantas novelas actuales en las que esos hechos ni siquiera tienen consideración moral, si no que el lector llega a ser consciente de hasta qué punto el mal lleva al mal. Quizá la conversación que el hermano menor de la familia, Aliosha,  tiene en las últimas páginas del libro, con unos chavales, es un resumen de estas mil y pico páginas: “Sepan pues que no hay nada más alto ni más fuerte ni más sano ni más útil en nuestra vida que un buen recuerdo, sobre todo si lo tenemos de la infancia del hogar paterno. A ustedes se les habla mucho de educación; pues bien, un recuerdo de esta naturaleza, magnífico, sacrosanto, conservado desde la infancia, quizá sea la mejor educación”. En definitiva, el valor ejemplarizante de los padres, de la familia, como algo decisivo en la formación de las personas.. Leer artículo >>, leer artículo 2 >>

Imagen de JOL

Leer y releer esta novela es crecer en humanidad, en capacidad de comprensión con las miserias ajenas y también las propias, en el valor de la conciencia, y en el sentido cristiano de la vida; ese que ahora denigran con la gran mentira del laicismo. Como siempre Dostoievsky retrata a unos personajes de carne y hueso, muy reales, alejados de las caricaturas entre buenos y malos, que buscan redención. Muy recomendable para el verano y para todas las estaciones, como la gran literatura. Esto sí que puede formar a los jóvenes.

Imagen de Pilarica

Impresionante novela. A pesar de su longitud no debería nadie perdersela. Un elenco de personajes perfectamente delimitados y retratados con una psicología rayana en la perfección. Por detenerme en algo concreto, hay que recrearse en el capítulo "El gran Inquisidor"

Imagen de cdl

Esta es una obra capital de Fedor Dostoyewski que salió a la luz el año 1881, cuando el gran escritor ruso ya había cumplido los sesenta años, y constituye una de las obras más significativas de la literatura universal del siglo XIX.
Relata la historia de la violenta amistad entre un padre y sus hijos. El viejo Fiodor Karamazov es un cínico libertino cuyo ejemplo influye en la educación de sus hijos.