No es país para viejos

En la obra se desarrollan varias historias paralelas situadas en torno a la localidad de El Paso al suroeste de Texas, en 1980. Hay cuatro pilares principales en la trama: el soldado Llewelyn Moss, un joven veterano de Vietnam que está intentando cazar un antílope cerca del Río Grande donde encuentra un maletín lleno de dinero en medio de una masacre debida al tráfico de drogas;Anton Chigurh, un psicópata que nunca deja testigos, que persigue a Moss y le buscará incansablemente dejando cadáveres a su paso; el veterano sheriff Bell excombatiente de la II Guerra Mundial que ha de seguir la pista a estos dos y Wells, un antiguo jefe de operaciones especiales de la D.E.A., al servicio de un poderoso cartel de la droga.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
248
2006
242

Título original:No Country for Old Men.Traducción: Luis Murillo Fort.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.75
Average: 3.8 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Artemi

Es difícil dar cuenta de un libro en unas pocas líneas, y más si se trata de libros como los de Cormac McCarthy, libros complejos y profundos, de una belleza extraordinaria. Sí, no es un libro de acción, aunque ésta sea trepidante en todas sus páginas. No es una novela sobre la violencia, aunque está tan presente, no es sólo un poema sobre la sórdida California de finales de los 70, no es una reflexión honda sobre el paso de lo viejo a lo nuevo, de la tradición al desconcierto que nos causa a veces esta rara posmodernidad. Tampoco es un canto a la mujer-esposa, un viaje a la conciencia de un gran hombre con un secreto pecado a cuestas. Hay algo más. Todavía. La novela acaba (no os preocupéis, no desvelo nada a nadie) con un monólogo de Bell (otro) en el que dice que apenas ha hablado de su padre, y os transcribo las últimas líneas:

"Después de su muerte soñé dos veces con él. No recuerdo del todo el primer sueño pero era que le encontraba en la ciudad y él me daba dinero y yo creía que lo perdía. Pero el segundo sueño era como si hubiéramos vuelto a los viejos tiempos y yo iba a caballo por la montaña en plena noche. Cruzando un desfiladero. Hacía frío y había nieve en el suelo y él me adelantaba a caballo y siguió adelante. Sin decir palabra. (...) Y en el sueño yo sabía que él tomaba la delantera para preparar una fogata en alguna parte en medio de aquella oscuridad y aquel frío y yo sabía que cuando llegara él estaría allí esperando. Y entonces me desperté."

Creo que en la figura del padre Cormac McCarthy, con su biografía tan legendaria por desconocida, nos dice algo mucho más profundo aún de lo que ya hace. Ahora estoy leyendo En la frontera. Cuando lo acabe escribiré un ensayito sobre eso. También tengo en mente escribir algo sobre las semejanzas del alma castellana y la californiana, creo que tienen mucho en común; la reciedumbre, el tradicionalismo, la sobriedad incluso lingüística, la espiritualidad... En Saroyan también hay algo de esto.