Sobre el cielo y la tierra

Las opiniones del Papa Francisco sobre la familia, la fe y el papel de la Iglesia en el siglo XXI El Cardenal Jorge Mario Bergoglio, desde el 13 de marzo de 2013 Papa Francisco, y el Rabino Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, son dos tenaces promotores del diálogo interreligioso, a través del cual buscan construir horizontes comunes sin diluir las particularidades que los caracterizan. Sobre el cielo y la tierra es el resultado de una serie de profundas conversaciones que mantuvieron de manera alternada en la sede del Episcopado y en la comunidad judía Benei Tikva. En sus encuentros transitaron las más variadas cuestiones teológicas y terrenales. Dios, el fundamentalismo, los ateos, la muerte, el Holocausto, la homosexualidad, el capitalismo, son apenas un puñado de los temas en los que dan a conocer sus opiniones el nuevo líder de la Iglesia católica y el prestigioso rabino Skorka.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2013
220
2013
220
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Señala el rabino Skorka como este libro obedece a una voluntad concreta, la de "romper los círculos viciosos" de autoidentificación de las religiones por oposición entre si y en cambio profundizar en su parentesco (pág.175). El patrimonio común entre judaísmo y cristianismo es muy amplio; comienza con el Antiguo Testamento entendido como palabra revelada, continúa por medio del sentido de la trascendencia, después tenemos la espiritualidad y por último, la conciencia de que el hombre y la sociedad han sido hechos a imagen y semejanza de Dios. Hay un Dios escondido en la naturaleza, la sociedad y dentro de cada hombre. En consecuencia encontramos en Skorka y Bergoglio una voluntad de coincidencia (evidentemente no en lo dogmático), de no incidir en lo que separa sino en lo que une; también se observa un sentido común que huye de los extremismos. Skorka pertenece a la rama reformista del judaísmo, no al judaísmo ortodoxo.

El título "Sobre el cielo y la tierra" equivale a la expresión "sobre lo divino y lo humano". El libro está dividido en 29 capítulos y los autores tratan sobre todo tipo de cuestiones. Hay un breve comienzo teológico (sobre Dios y el diablo), continúa con la piedad (la oración y la culpa), la moral (eutanasia, aborto, divorcio o matrimonio homosexual) y la dinámica de las comunidades. Los dialogantes se encuentran cómodos al tratar las cuestiones de tipo social como ciencia, educación, política y poder, y a éstas dedican gran número de páginas.

Resulta interesante la afirmación de Skorka según la cual "la religión es una cosmovisión del mundo" (pág.123). Por su parte Bergoglio recuerda la frase de Juan Pablo II según la cual "una fe que no se encarna en la Cultura es una fe muerta" (pág.35). Dios es autor de todo y todo lo ha puesto al servicio del hombre (Gen.1,28), en consecuencia, todo encuentra su unidad en el querer de Dios y existe un sentido para la sociedad y la vida de cada hombre y mujer: construirse como individuo, proteger la naturaleza y edificar la comunidad (pág.117).

Tanto Bergoglio como Skorka se oponen a una imposición ideológica so capa de religión; no hacer de la religión ideología. Hay cuestiones que Dios ha dejado al libre albedrío de los hombres y las religiones deben limitarse a proponer y recordar los valores que se deben respetar: la apertura a la trascendencia, al bien común, la voluntad de servicio o el respeto a la dignidad de las personas. El clérigo (judío o cristiano) no tiene respuestas infalibles para todo, sería clericalismo suponerlo. En ocasiones lo más importante no es acertar o equivocarse, sino asumir las propias respondabilidades y actuar según unos valores.

En resumen, nos encontramos ante un libro de reflexiones sobre ética individual y social. Hay que leerlo despacio; requiere concentración, conocimientos previos y puede ser bueno contar con una orientación para su lectura. Resulta obvio señalar que nada de lo que se dice en él tiene carácter magisterial, por más que el Cardenal Bergoglio hoy sea el papa Francisco. En la sobrecubierta se califican como "opiniones del papa Francisco" y es precisamente lo que son: opiniones, pero valiosas por la personalidad y relevancia de su autor.