Sophie en los cielos de París

Tras hundirse un barco en el Canal de la Mancha, una niña de apenas un año aparece flotando en un estuche de violonchelo y es rescatada por un erudito y aventurero londinense llamado Charles Maxim. De esta forma tan extraordinaria comienza la conmovedora historia de Sophie y Charles, quien, una vez constatada la desaparición de la madre de la niña, se convierte en su tutor legal. Sin embargo, con el paso del tiempo, se apodera de Sophie la idea de que su madre sobrevivió al naufragio, y aunque Charles le advierte que eso es casi imposible, para ella si existe «alguna» posibilidad, por remota que sea, jamás debe descartarse.

Así pues, a pesar de que la única pista que tienen es una dirección parisina grabada en el estuche del chelo, Charles, que lo daría todo por verla feliz, accede a acompañarla a París para iniciar la incierta búsqueda. Allí, en una noche mágica, Sophie conoce a Matteo y sus amigos, unos jóvenes vagabundos que recorren la ciudad por los tejados y que enseguida se prestan a ayudarla para que su sueño se haga realidad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
224
978-84-9838-80

Traducción de Laura Fernández Nogales

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil, ambientada a finales del siglo XIX, cuya acción transcurre sucesivamente en dos grandes ciudades: Londres y París. La primera parte de la novela se desarrolla en Londres y la trama se centra en la vida de Sophie, una niña que sobrevive a un naufragio en el Canal de la Mancha. Rescatada por Charles Maxim, un hombre muy culto y erudito que también viajaba en el barco, este consigue convertirse en su tutor legal y le da una esmerada educación, a pesar de que no cuenta con elevados ingresos económicos. A lo largo de los años, Charles le enseña lo que realmente merece la pena aprender: el valor de la literatura y de la música, la importancia de los libros y del conocimiento en la formación de las personas; aunque, en otros aspectos, su vida es un poco descuidada como el orden y la organización de la casa, de la comida, o de la ropa, que siempre les generan problemas con los servicios sociales, especialmente cuando la niña cumple doce años. Así, Sophie, valiente y desaliñada, recuerda a otras protagonistas de la literatura infantil como Pippi Calzaslargas o Matilda.

La segunda parte de la novela se desarrolla en París, donde cobra un mayor protagonismo la figura de Sophie, que conserva algunos recuerdos de su niñez e intuye que su madre no falleció en el naufragio. Por tanto, la trama se centra en esta búsqueda, en la que  participarán una serie de personajes extraños que la niña conoce en los tejados de París: los tejabundos, jóvenes huérfanos, abandonados, que han huido de la rigidez de los orfanatos en busca de la libertad y de una identidad propia. Todos ellos representan un mundo alternativo en las alturas, otra forma de vida compleja, dura y llena de peligros. Las bandas se han repartido los tejados y el enfrentamiento entre ellas supone nuevamente una lucha entre el bien y el mal, los tejabundos frente a los gariers. Para crear este mundo, la autora se basa en su propia experiencia, ya que en su tiempo libre practica el funambulismo y recorre los tejados de las facultades de la universidad en la que trabaja como profesora asociada.

 Así pues, se trata de una obra en la que se conjugan las situaciones reales (familiares y entrañables) con otras fantásticas, llenas de misterio y con un toque siniestro, donde se ponen a prueba la amistad y la valentía de los personajes. Aunque el final es un poco precipitado y deja algunos aspectos sin aclarar, la lectura es entretenida y plantea temas interesantes para los jóvenes, especialmente de tipo familiar y cultural.