Todos quieren matar a Carrero

Éste es un libro escrito con vocación de ser leído de un tirón. Un thriller en el que todo es real. Con muchas preguntas sin respuesta. ¿Por qué murió en 1973, a los pocos meses de ser nombrado por Franco presidente del Gobierno, el almirante Luis Carrero Blanco? ¿Por qué se permitió que unos etarras prepararan durante 15 meses el magnicidio junto a la embajada de Estados Unidos?

Por primera vez un libro accede al sumario completo del caso, perdido durante años en un sospechoso peregrinar por distintos juzgados. Todos quieren matar a Carrero es una aproximación diferente a los misterios de aquel asesinato tan importante para nuestra historia, y determinante para la Transición. Aporta los testimonios de aquellos que aún siguen vivos, desmenuza, una a una, la veintena de pistas que se desatendieron y desmonta el mito de que el atentado cogió desprevenidos a los que debían impedirlo. Hubo indicios suficientes que no se quiso o no se supo investigar. ¿Por qué? ¿Fue solo un monstruoso error de los servicios secretos o hubo otras cosas?

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
272
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 
Libro del mes: 
Febrero, 2012

Comentarios

Imagen de acabrero

Es un libro escrito con el entusiasmo de quien ha trabajado mucho el tema y tiene documentos inéditos. Se nota la mano periodística, el deseo de informar, a pesar de ser un tema viejo. Me interesaba leerlo porque lo viví muy de cerca. Casi me cae el coche de Carrero encima –exagerando- porque pasé por allí casi a la misma hora. Por eso siempre he tenido interés y siempre las dudas. ¿Qué hay detrás de semejante magnicidio? Lo mismo que ocurre con “La cuarta trama” de José María de Pablos, que nos acerca al 11S. El libro me ha parecido rápido por el estilo propio del periodista, un tanto reiterativo y, como era de esperar, sin solución. Porque si la hubiera lo sabríamos antes.