Wonder. La lección de August

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las Galaxias.
Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal y como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2012
410
84-15594-02-4

Traducción de Diego de los Santos Domingo. Título en inglés "Wonder"

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.6
Average: 3.6 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de quicom

La novela cuenta una historia cruda, pero tan real y cercana que la hace atractiva e irresistible, despertando en el lector sentimientos encontrados, en los que resulta fácil sentirse identificado en cierto modo con la mezquindad de algunos personajes y con la grandeza de la mayoría. Siempre la deformación física despierta compasión en el corazón noble del hombre, pero la repugnancia que puede acompañar a veces es incontrolable. El esfuerzo por compensar con la cercanía y el afecto cualquier otro sentimiento hacia el enfermo deforme engrandece al que lo hace. Quizá podría echarse en falta la aparición en algún momento de reflexiones con un sentido más trascendente, al menos en alguno de los personajes, pero esta ausencia, no supone siquiera un pero, para reconocer que la bondad humana sale siempre victoriosa y reforzada. La novela -opera prima de la autora- está muy bien escrita y traducida. La vida y los pensamientos de un niño con una deformación facial tremenda no invita al ritmo trepidante, pero es constante el mensaje positivo del protagonista y de cada uno de los que vive o pasa a su lado frente a la crudeza de la situación que viven y observan uno y otros.

Imagen de erf

Una lectura recomendable a grandes y chicos, (lo aconsejo a partir de los 12 años.) Se muestra con naturalidad, la fuerza de la bondad de un corazón que es capaz de cambiar un mundo hostil, como es el los chicos de un instituto. A través del amor de la familia y del apoyo en unos pocos amigos, August da una lección de hombría que es reconocida por aquellos "capaces" de captarlo, porque como ocurre en la realidad, hay personas incapacitadas para aceptar a los que quieren ser buenos de corazón, y eso también pasa en la novela.

Todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida, porque todos vencemos al mundo. El eslogan que propone August.

August da lecciones a todos a los grandes y a los chicos. Lo que más me ha sorprendido es el modo de relatar algunos hechos, que siendo los mismos, son percibidos y relatados de modo diferente por los distintos personajes, y muestra como muchas veces, casi siempre, nos podemos equivocar al juzgar los hechos de las personas sin haberlas escuchado antes.

 

Imagen de Azafrán

Un relato que anima a experimentar la amabilidad, la generosidad del perdón, la alegría de la amistad.
Cuenta la difícil vida de un adolescente al llegar al instituto: August Pullman. Un chico que se sobrepone a las dificultades de un físico con malformaciones en su cara y que podría haberse visto condenado al fracaso social e intelectual. Su familia, su maravillosa familia, su madre Isabel, Natan, su padre y su hermana Via (Olivia) le ayudarán olvidándose de sus propias vidas.
En el instituto encontrará algunos amigos, Summer y Jack Will, quienes pronto descubrirán el auténtico sentido de la amistad y el valor del corazón noble y leal.
August está bien dotado intelectualmente y sabe ayudar generosamente a sus compañeros hasta el punto de que al terminar el curso las cosas han cambiado y, de ser un “apestado” pasa a convertirse en el mejor ejemplo para sus compañeros.
El relato está construido presentando el punto de vista de varios personajes que han vivido la llegada de August al instituto y su integración en las actividades académicas y sociales. El punto de vista de sus amigos y de su familia.
“El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones con la atracción del suyo propio. Y ahora, sin más dilación, este curso es para mí un gran honor concederle la medalla Henry Ward Beecher al alumno cuya fuerza silenciosa ha conquistado más corazones. August Pullman, ¿quieres hacer el favor de subir para recibir este premio?” Pág. 399