Y de repente, Teresa

Novela histórica ambientada en España en la década de 1570, durante el reinado de Felipe II. Jesús Sánchez Adalid narra la actividad de la Inquisición en esos años para reprimir la corriente pseudomística de los “alumbrados” o iluministas surgida de una incorrecta interpretación de la espiritualidad franciscana y de ciertas influencias luteranas. Los seguidores de esta tendencia, llamados también “dejados” practicaban un abandono pasivo en manos de Dios que, según ellos, impedía que pecaran, lo que suponía rechazar el sacramento de la confesión y hacía innecesaria la existencia de la comunidad eclesiástica.
La obra se centra, en su primera mitad, en una serie de pesquisas llevadas a cabo por los funcionarios de la inquisición, laicos y dominicos, acerca de la extensión del iluminismo en distintas áreas de la geografía de España. La segunda, en cambio, se refiere de modo ya más específico, a las sospechas y denuncias que los escritos de Santa Teresa suscitaron acerca de su posible vinculación y, a través de ella, de sus conventos, con dicha corriente. Este planteamiento argumental, muy amplio y ambicioso, exige la intervención directa de numerosos personajes, continuos cambios de escenario, y abundantes reflexiones de carácter teológico, todo lo cual hace necesaria una lectura atenta y ponderada. El autor refleja con detallado realismo las implicaciones políticas y eclesiásticas así como el riesgo de incurrir en el fanatismo o ambición personal que conllevaba la labor de los inquisidores. El protagonista, un joven fraile dominico, es un ejemplo de honradez y de auténtico espíritu cristiano, actitud semejante a la de su maestro y a la del Inquisidor General, que declaró a la santa, libre de toda sombra de error. Sin embargo aparecen otros personajes que se aprovechan de su situación en beneficio propio o se dejan llevar por prejuicios extremados, lejos de consideraciones moderadas y caritativas. Escrita como una crónica narrativa, con estilo de sabor arcaico, la novela se mantiene en el terreno de la ficción, sin pretender dar lecciones de Historia, aunque se refiera muchas veces a hechos y personas reales. Tanto por su temática como por su extensión y complejidad, se trata de una obra destinada a una acogida minoritaria.

Reseñas bibliográficas Fundación Troa

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
496
84-666-5496-8
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.6
Average: 2.6 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Comentarios

Imagen de amd

Novela histórica en la que se narran unos hechos concretos de la vida de Santa Teresa en relación con el Santo Oficio, que sucedieron durante la década de 1570. Por tanto, el marco general de la obra se puede decir que abarca las actuaciones de la Santa Inquisición en esos años sobre diversos casos de alumbrados e iluministas, así como los personajes más relevantes que participaron en ellos. Estos personajes (muchos de ellos históricos) están perfectamente caracterizados por su forma de actuar, sus aficiones, sus intereses y ambiciones; así, por ejemplo, en la primera parte de la obra destaca la figura arrogante del inquisidor D. Rodrigo de Castro, frente al joven dominico Fray Tomás Vázquez, riguroso y recto en todos los aspectos doctrinales. La galería de personajes, además, es sumamente interesante para conocer algunos aspectos de la vida de Felipe II y su corte, de la Princesa de Éboli y sus estancias en Pastrana, el proceso de Fray Luis de León y un largo etcétera.

Como afirma Sánchez Adalid en la nota final del autor, la obra recoge uno de los hechos menos conocidos de la vida de la Santa, que estuvo en el punto de mira de la Inquisición en numerosas ocasiones. En concreto, fue denunciada en Sevilla en 1575, y tuvo que comparecer ante el tribunal en enero de 1576. Se conservan de ella dos “Cuentas de conciencia”, que son los escritos que redactó ella misma en su propia defensa. La insistencia en encerrarla en la cárcel por parte de algunos miembros de la Inquisición se vio frenada, finalmente, gracias al nombramiento de D. Gaspar de Quiroga como nuevo Inquisidor General, gran admirador de la Santa a la que conocía personalmente. También, en estos años, fue decisivo el estudio que sobre las obras de Teresa de Jesús realizó el Padre Báñez, que la definió como “un río limpio”.

Narrada de forma prolija y exhaustiva, la novela está compuesta por once libros que se presentan de forma tradicional, con un resumen inicial del argumento de cada capítulo, imitando el modelo de la narrativa del siglo XVI tanto en la forma como en el estilo (incluso, el tipo de letra). Sin embargo, a partir del libro VII, el ritmo narrativo se agiliza con la presencia y la figura de Teresa de Jesús que centra todo el relato. Tamibén desde el punto de vista formal, cabe destacar tanto el estilo y el vocabulario que nos aproximan sin duda al siglo XVI, como especialmente el juego de los tiempos verbales, con el uso alternativo del pasado y el presente, que acercan con naturalidad la acción narrativa a los lectores.

 

Imagen de aita

Interesante novela histórica sobre el proceso inquisitorial de Santa Teresa de Jesus.   Leer artículo...