Cooperadores de la verdad

El autor de este libro ha pretendido construir "una especie de breviario de la vida cotidiana, ocupándose, con olgura y maestría inigualable, de las grandes cuestiones de la vida cristiana: la fe, la esperanza, la caridad, el sentido de la muerte, la perennidad del mensaje evangélico, los valores cristianos ante el reto de la sociedad tecnológica, la relación entre Teología y Magisterio, el nacimiento y la pasión de Cristo, el cielo, el purgatorio, el infierno, la actitud intelectual de los católicos, el sentido del dolor, el Concilio Vaticano II y su proyección en la vida de la Iglesia, etc..

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1991
500
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

Un conjunto temático que, pese a su diversidad, se haya cruzado internamente por una idea central, brillante y fecunda, que penetra los variados asuntos y los dota de unidad y coherencia. Una idea radical que podría formularse así: "sin verdades no se puede obrar rectamente... La voluntad de verdad, la búsqueda humilde de la verdad, una disposición para aprenderla es el supuesto fundamental de toda moral".

Ahora bien, ¿cuál es la verdad del hombre? Ratzinger la expresa así: "La verdad de nuestro ser es que Dios nos ha creado y que Él es nuestro camino". Y no vivir en la verdad de nuestro ser significa perder el norte y, en consecuencia, estraviarse. "Cuando el mundo se cierra a Dios y se separa de Él, es como un planeta fuera de su campo gravitatorio vagando sin rumbo por la nada. Es como una tierra en la que ya no brilla el sol y en la que la vida se extingue".