Creación y pecado

Nuestro número ha salido en la ruleta. Esta provocadora frase de J. Monod constituye el lema de una extendida ideología, que considera el origen del mundo como fruto del azar y la vida del hombre como perturbadora del equilibrio cósmico.
Polemista de categoría, el cardenal Ratzinger no deja escapar la oportunidad: ¡la belleza, la armonía, la libertad, frutos del azar! Cuánto más racional y convincente es la doctrina cristiana: Dios ha creado el cosmos, ha creado al hombre, y le ha confiado el mundo para que lo conserve y lo cuide. Con su pecado, el hombre ha llevado al cosmos al desorden y se trata ahora de restablecer el equilibrio inicial para que en el mundo brille la gloria de Dios y del hombre.
Con el estilo diáfano y penetrante que le es mundialmente reconocido Ratzinger, el actual Benedicto XVI, aporta un elemento de claridad a uno de los debates más vivos de la cultura contemporánea.
Reedición de las cuatro conferencias cuaresmales que el autor pronunció en 1981, en la catedral de Nuestra Señora de Munich, a modo de catequesis sobre la Creación para adultos. En ellas se hace ver el mensaje racionalmente válido que en los relatos de la Creación se encierra y el alto interés que éste reviste hoy, a causa de la amenaza que la vida sobre la tierra sufre por obra del hombre.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
108
978-84-313-2285

2ª edición

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de tajamata

el entonces cardenal nos presenta la honda preocupación de un pastor por la falta en la predicación del acto creador de Dios en los ultimos tiempos. Para el cardenal este hecho ha producido serios perjuicios en la formación de una generación de católicos y a los largo de las paginas del breve librito expone de manera profunda,pero inteligible el motivo de la importancia de este tema ,de su conocimiento y de la importancia de volver a retomar la predicación del Dios Creador y del sentido del pecado en el mundo actual