El hilo que une

Las sociedades han pasado de persesguir la virtud y aceptar los límites a elegir el modo de vida q considere óptimo. En respuesta a esta crisis, Ahmari ofrece doce preguntas que desafían nuestras certezas modernas. 

A la hora de formar la fibra moral de su hijo pequeño, el conocido editor del New York Post percibe una lamentable carencia. Durante milenios, las grandes tradiciones éticas y religiosas del mundo han enseñado que la verdadera felicidad consiste en perseguir la virtud y aceptar los límites. Pero ahora, desvinculados de estas obstinadas tradiciones, somos libres de elegir el modo de vida que consideremos más óptimo, ordinariamente el más fácil: nuestra civilización parece capaz de concedernos todos nuestros deseos. El resultado es una sociedad desgarrada por profundos conflictos y unas vidas individuales que, a pesar de su aparente libertad, están marcadas por la alienación y la infelicidad.

En respuesta a esta crisis, Ahmari ofrece doce preguntas fundamentales e intemporales que desafían nuestras certezas modernas. Nos invita así a examinar los móviles de nuestro comportamiento, y a vivir de forma más humana en un mundo que parece haber perdido el rumbo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2022
366
978-84-321-6133-9
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

A modo de resumen (p. 335-336):

Con C. S. Lewis, exploramos los límites del conocimiento científico. Tomás de Aquino nos mostró cómo la arrogancia de la razón sin las ataduras de la religión disminuye a una y otra. En la mesa del sabbat de Abraham Joshua Heschel probamos la promesa liberadora de las  restricciones que el sábado impone. Seguimos a Víctor y Edith Turner hasta el interior de la selva africana, para discernir cómo el ritual estructurado subyace a la comunidad. Vimos cómo la sumisión de la autoridad divina salvaguarda la dignidad humana, tanto al nivel del individuo (Howard Thurman) como al de la comunidad política (San Agustín).

La tradición confuciana nos instó a servir a nuestros padres para ser más humanos. El debate Newman-Gladstone nos enseñó en qué medida “pensar por uno mismo”, en el sentido moderno y liberal, socava la verdadera conciencia. Alexander Solzhenitsyn nos impartió sus lecciones duramente aprendidas acerca de cómo la libertad sin fines ni límites nos atrapa en su propio tipo de gulag. la vida y el pensamiento audaces de Andrea Dworkin expusieron cómo nuestra ideología de la libertad sexual enmascara una falta de libertad más profunda. Hans Jonas nos advirtió sobre los peligros de desdeñar los límites impuestos por la existencia encarnada.

El último tramo de este viaje nos devolverá a nuestro punto de partida. Recuérdese que comenzamos con la historia de San Maximiliano Kolbe y la perfecta libertad que encontró al dar voluntariamente su vida por un extraño en un campo de exterminio nazi. 

Imagen de acabrero

Un libro de gran interés escrito por un personaje interesante. Ahmari Sohrab es iraní de procedencia, que se trasladó joven a EEUU donde ahora es director de un medio de comunicación importante. Y este hombre, que procede de un ambiente islámico, que conoce muchos ambientes diversos en su nueva patria americana quien se atreve a hacer una crítica profunda de la sociedad occidental. En los capítulos del libro analiza los modos de pensar en épocas muy diversas de la historia de la Humanidad, llegando a la conclusión de que se ha llegado, en diversos  momentos de la historia, a una sociedad honrada y moral en la medida en que ha habido personajes importantes con una conexión religiosa. El hilo que une es una creencia en Dios más o menos alejada o acertada. Y lo que une es el Uno. Leer artículo >>