El misterio de la creación artística

Esta conferencia, pronunciada en Buenos Aires en 1940, muestra el modo de Zweig de entender el arte, y de realizarlo. Desde el asombro, el arte aparece como lo sublime, que supera al hombre y apunta a la esfera de Dios como artista supremo. El libro incluye también la conferencia La historia como poetisa: una historia que hace arte, al tiempo que muestra sus momentos más sublimes.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
96
978-84-321-4551
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de acabrero

Como puede leerse en la sinopsis, este libro se compone de dos conferencias del autor, que cayendo bajo un mismo título –la creación artística- se puede decir que son muy distintas. En la primera –que obedece más al título- estudia la diversidad tan grande y rica que se da entre unos artistas y otros a la hora de trabajar una idea. Algunos, como Mozart o Bach, se puede decir que tienen una inspiración inmediata y completa, mientras que otros, como Beethoven, sobre algunas ideas inspiradas tiene que trabajar la obra durante mucho tiempo, y al final el resultado es el mismo, por decir de alguna manera. Aunque advierte Zweig que, en realidad, en todas las grandes obras hay bastante de inspiración y de trabajo.

En la segunda conferencia habla de la Historia como poetisa y deja ver, con variedad de ejemplos, que los relatos que cuenta la Historia son mejores que cualquiera que pueda inventar el autor, y, de alguna manera, critica tanto la novela histórica como la biografía novelada. Asegura que en la narración de la Historia no se puede pretender conseguir la Verdad, pues hay múltiples verdades que dependen de los puntos de vista. Y una teoría interesante: la Historia solo existe cuando es contada. Hay infinidad de sucesos a los largo de los siglos que no se han dado a conocer, porque nadie los contó.