El papa de la ternura

La ternura es uno de los rasgos más característicos del papa Francisco y, sin duda, uno de los que más conmueven e interesan a los fieles. El papa de la ternura relata trece manifestaciones conmovedoras del afecto del papa con distintas personas: una prostituta esclava nigeriana liberada, las madres jóvenes de una cárcel de mujeres en Santiago de Chile, los refugiados rohinyás en Bangladesh o las víctimas de abusos sexuales; episodios de afecto que han llamado la atención de la autora mientras acompañaba al pontífice en sus viajes internacionales o durante sus actividades en Roma.

Reseña del Editor

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
287
978840821052-8

Contiene un prólogo de Greg Burke

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4

Comentarios

Imagen de Pipa

Crónica detallada acerca de uno de los rasgos más singulares del Papa Francisco, su ternura, lo que más conmueve e interesa a sus fieles.

Eva Fernández es testigo privilegiada gracias a su trabajo profesional como corresponsal de COPE en el Vaticano.

El libro relata manifestaciones concretas y conmovedoras del afecto de Francisco ante personas muy diferentes entre sí, desde una prostituta esclava nigeriana liberada, una niña de la calle de Manila, las madres jóvenes en una cárcel de mujeres en Santiago de Chile, los refugiados rohinyá en Bangladesh, así como cuando recoge el salvavidas de una niña ahogada en el Mediterráneo o su petición de perdón a víctimas de abusos sexuales. Porque al papa nada le es ajeno.

Al mismo tiempo, la obra presenta los elementos esenciales de la personalidad del papa y resulta curioso saber, por ejemplo, que él mismo se limpia sus zapatos, que utiliza un coche modesto para moverse por Roma o su cordial relación con Benedicto XVI. En definitiva, asuntos y momentos fundamentales de su pontificado.

La estructura del libro comienza con una carta del papa dirigida a la autora el 15 de agosto de 2018; y un prólogo de Greg Burke en el que nos dice cómo el papa desde el primer momento actúa de esta manera, a veces fuera del guión previsto. Es su mensaje y su vida para acercarse al pobre, al desvalido, al olvidado, al descartado. “Si hay alguien que ha dado vida a la palabra ternura, ese es el papa Francisco”.

Luego los catorce capítulos son casos concretos que se han dado en un lugar y en un tiempo. Todos ellos curiosos, emocionantes, impresionantes. Desde la interpretación que el papa da del cuadro de Caravaggio La vocación de Mateo, en el que afina y reinterpreta su significado, dándose cuenta de lo que otras miradas ni se han percatado. El caso del abrazo a Vinicio, que dio la vuelta al mundo, así como otros más. El capítulo de Glyzelle, niña de Manila rescatada de la calle, y presentada por Jun Chura, un adolescente, también rescatado de la calle, que le cuenta al papa lo que fue su vida sin hogar hasta que fueron rescatados. Y ella le formula al papa una pregunta que hizo cambiar el guión de lo previsto. ¿Por qué Dios permite estas cosas, aunque no es culpa de los niños? Y ¿por qué tan poca gente nos ayuda?... tal vez tengamos que aprender a llorar para cercarnos a dar respuesta a lo que no la tiene…Y luego, el papa en estos viajes internacionales, en el avión, pasa a hablar con los periodistas, y así, cientos de anécdotas e historias… También, entre ellas va informando de documentos que el papa ha publicado como las encíclicas, las medidas realizadas ante problemas muy graves en el seno de la Iglesia, sus gestiones como diplomático,  Y termina con un Epílogo, un Colofón de Oscar Camps el que le llevó el salvavidas de la pequeña de seis años, ahogada en el Mediterráneo, para conseguir que el papa les apoyara y supiera de estos que salvan vidas; varios Anexos, con selección de textos del Papa sobre la ternura, una Bibliografía, y Agradecimientos. En fin el libro es muy entretenido, a la vez que profundo, te remueve la conciencia ante situaciones reales actuales ante las que tenemos la tentación de la omisión, cuando no la indiferencia. Y precisamente este libro te saca de esa indiferencia, ese no querer enterarme de qué van esas historias porque, tal vez pienso, no puedo hacer nada. Y demuestra que este argumento está muy equivocado. Todos podríamos hacer más en este campo. Y el mundo funcionaría mejor.

Está muy bien escrito. Gustará a quien lo lea con calma, porque da qué pensar.