Historia de un alemán

Haffner divide sus memorias en tres partes: en el Prólogo, nos habla de su infancia en plena guerra, del efecto de la derrota, sobre todo en la juventud, y del ambiente de los años posteriores hasta el verano de 1932. En la segunda parte –La Revolución–, se detiene en el ascenso de Hitler al poder y en los cambios que van produciéndose en las leyes, en las costumbres y en la sociedad, con especial hincapié en los inicios del antisemitismo. Sebastian Haffner trata de explicar las causas de las reacciones de sus paisanos, especialmente de aquellos que se oponían al nazismo, pero cuya respuesta fue la pasividad, la ceguera o el miedo. El autor no oculta sus dudas ni sus errores. En la tercera parte –La Despedida–, narra la desaparición, la caída en desgracia o el exilio de colegas y amigos, hasta que se da cuenta de que no le queda más remedio que abandonar Alemania. Un libro que merece la pena leer por su lucidez. m.villanueva

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
263
2006
312
978-84-233-3804

Subtítulo: Memorias 1914 - 1933

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.8
Average: 3.8 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de fcrosas

Es portentoso -y consolador- que un alemán viese con tal lucidez lo que estaba sucediendo en su país desde hacía años ¡en 1939!, antes de la SGM y de conocerse la faz más oscura del nazismo.
Me parece un texto de lectura obligada para todos los que, de un modo u otro, se dedican a la cosa publica (políticos, funcionarios, militares) y, muy especialmente, a los que todavía no se han enterado de que el nacionalismo es inhumano, y que sus versiones aparentemente moderadas son lobos con piel de cordero.
La narración, en primera persona, es ágil. Permite una lectura casi sin interrupción, si se dispone de tiempo.

Imagen de wonderland

Historia de un alemán se ha convertido en un clásico de la literatura memorialística germana del siglo XX y, al mismo tiempo, en una obra imprescindible para comprender los complejos procesos que permitieron la aparición y consolidación del movimiento nazi en la sociedad alemana entre los años 1914 y 1933.
Sebastian Haffner, en esta peculiar autobiografía de juventud, describe su vida como la de un hombre cualquiera, que se ve obligado por las circunstancias a combatir contra un estado totalitario por el derecho a su intimidad y nos ofrece también una impecable y aguda reconstrucción de los efectos emocionales que los acontecimientos históricos de esta época tuvieron sobre el pueblo alemán. Haffner, en esta magnífica exposición de su propia vida, narra el itinerario de un joven de derechas durante la exaltación nacionalista del verano de 1914 al rechazo del mismo movimiento en el verano de 1933. Su objetivo es entender los motivos que han hecho posible el triunfo de Hitler, el monstruo vulgar y soez que describe con palabras fulminantes y su veredicto sobre Alemania y los alemanes es verdaderamente desesperanzado. Historia de un alemán, es, sin lugar a dudas, una de las grandes obras de la literatura del exilio.

Imagen de acabrero

Desde la vivencia personal de los cambios en Alemania desde la Primera a la Segunda guerra mundial, Haffner nos muestra una sociedad podrida y atormentada. Podrida por la soberbia y el miedo. Atormentada por el terror y la desesperación. La descripción pormenorizada de esos años, especialmente los que van desde el final de la Gran Guerra a los prolegómenos de la Segunda, y por lo tanto la escalada de los nazis hasta el poder, es una enseñanza cruda de lo que puede llegar a hacer el hombre cuando le falta valentía para afrontar los grandes problemas de la historia. Da auténtico miedo pensar en lo que se puede convertir un país por la fuerza del nacionalismo intolerante. Leyendo este libro uno descubre como se puede llegar a barbaridades semejantes, y como es posible convertir a toda una sociedad simplemente por el terror bien organizado. Es difícil evitar que el pensamiento se vaya a otras situaciones similares de fascismo, de falta de libertad -País Vasco, Cuba- o de esos ambientes enrarecidos en donde se imponen las verdades a base de campañas exhaustivas de prensa, literatura, dinero... –movimiento gay, feminismo irracional-.
Leyendo a Haffner –que no dio a la prensa este libro en vida, ¿por miedo?- en estas páginas densas y tremendas, se entienden muchas cosas. Entre otras como la verdad puede sustituir a la mentira cuando existen unos cuantos desalmados sin conciencia, y como el miedo, el pavor, puede transformar totalmente a un pueblo.

Imagen de jolie x

Reflexiones ensayísticas de fondo autobiográfico sobre los años de juventud del autor. En ellas evoca, junto a su itinerario personal, la evolución del régimen político el los años anteriores al triunfo de Hitler. La prosa, pausada y expresiva, y una buena traducción hacen del libro un importante documento sobre aquellos lamentables años.

Imagen de rocio meca

¿Qué condujo a la sociedad alemana a la locura colectiva? A estas preguntas intenta dar respuesta esta sobrecogedora biografía de juventud del periodista y escritos Sebastian Haffner. Escrita en 1939 - aunque encontrada entre los papeles del autor tras su muerte en 1999 -, es una obra imprescindible para comprender el complejo proceso que permitió la aparición y consolidación del movimiento nazi en Alemania entre 1914 y 1933
Con una prosa impecable, llega de agudeza y sentido del humor, Haffner describe su existencia como la de un hombre cualquiera, al que las circunstancias obligan a vivir la historia en carne propia. Él es tanto ese niño de siete años que vive la exaltación nacionalista con el inicio de la primera guerra mundial, como el hombre que en 1933 rechaza a su nación tras las actuaciones antisemitas.
Pero el texto no es sólo una singular evocación autobiográfica. Como ciudadano, como alemán, Haffner quiere entender el descontento social que hizo posible el triunfo de Hitler y de la violencia. Por eso analiza los diferentes acontecimientos históricos -desde la ocupación francesa de la cuenca del Ruhr o la salvaje depreciación del marco, hasta la caída del Gobierno de Brüning en 1932- e intenta descifrar las emociones y las ambigüedades de sus compatriotas.
Este relato autobiográfico es una bella y profunda reflexión sobre una pérdida. El ser humano desde el momento de su nacimiento comienza a vivir experiencias que le hacen vincularse, emocionalmente, a su patria. Todo esto, el autor lo valora de manera especial cuando va tomando conciencia de lo que Alemania significa para él. En el día a día de una vida rutinaria ese valor queda enmascarado, pero cuando una situación crítica hace tambalear todo aquello que vivimos y de lo que nos rodeamos, comienza un proceso de defensa de la propia dignidad.
Este libro es el relato de una alemán al que le despojan de sus raíces por medio de un sistema nacionalista que destruye todo lo que no brinde un servicio útil al sistema. Ahí no cuentan los valores tradicionales de la nación, los ambientes intelectuales que despiertan y avivan la cultura nacional, las razas que tienen el derecho a ser tratadas con la misma dignidad que cualquier alemán. Ni siquiera el alemán, opuesto al sistema nazi, puede expresar una forma de pensar diferente y personal, porque eso le lleva a su propia muerte.
La aportación de esta autobiografía es rica porque hace un análisis emocional y trascendental de lo que supuso la revolución nazi para aquellos alemanes, que fueron muchos, que no compartían unas ideas equivocadas y amenazantes para la naturaleza humana. Muchos vendieron sus ideales y valores por un régimen que prometía mucho pero que, paradójicamente, les llevó, a posteriori, a la ruina personal. La conclusión a la que llega el autor es que lo más íntimo de la persona, el alma, se pierde cuando va contra la propia dignidad y naturaleza del hombre. Mantener una forma de pensar y unos valores vitales en una situación tan dominante como un sistema totalitario, no sólo resulta difícil sino que conlleva muchas pérdidas (de amigos, de tradiciones que fueron vividas siempre, de ilusiones por la vida, del sentido de la realidad, etc.). Y ¿cómo aislarse ante una situación semejante? ¿Cómo sobrevivir ante una presión tan fuerte a nivel social, psicológico y emocional? El autor ofrece sus respuestas, que también lo fueron de otros muchos alemanes.
La experiencia que atravesaron muchos alemanes en estos años les llevo a vivir de forma heroica. De este modo mantuvieron, con constantes luchas, su libertad interior y su grandeza humana.