Jefe Atta. El secreto de la Casa Blanca

Trabajo de investigación sobre el atentado del 11 de septiembre de 2001, perpetrado por Al Qaeda contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington. 

El responsable de la operación en suelo americano fue Mohammed Atta -Jefe Atta-. Este se inmoló a si mismo, junto con otros 18 miembros de Al Qaeda, mediante aviones comerciales que habían secuestrado y que estrellaron contra sus objetivos, causando miles de víctimas.

La segunda parte del libro: "El secreto de la Casa Blanca" (capítulos 5, 6 y 7), es una crítica del presidente George W. Bush y los organismos gubernamentales norteamericanos con motivo del 11-S.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
495
84-01-37822-X
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de enc

Lo mejor de la periodista Pilar Urbano es su capacidad para acceder a fuentes periodfsticas interesantes. En los agradecimientos del libro, la autora manifiesta haber recibido información sobre el 11-S del general Vernon Walters, que fue subdirector de la CIA, así como de los responsables de otros servicios secretos.

La figura más interesante del libro y su protagonista es Mohammed Atta -Jefe Atta-, miembro de la organización islamista Al Qaeda. Atta había nacido en Egipto, único hijo varón de una familia acomodada. Buen estudiante, cursó estudios de Arquitectura y posteriormente un master en Alemania sobre planificación urbana y desarrollo. Atta se había radicalizado en Egipto, en contacto con los Hermanos Musulmanes. En Hamburgo frecuentó la mezquita de Al Quds, en la que coincidiría con antiguos combatientes islámicos en Afganistán y Bosnia. Atta conoció a Bin Laden en Afganistán y le fue encomendada una misión terrorista en territorio estadounidense.

Mohammed Atta es un creyente sincero, practicante de su religión, que conoce y cita el Corán. Para la posteridad quedará el documento Guía de los últimos pasos del guerrero suicida, que Atta elaboró para si mismo y sus compañeros. La autora habla de un patriotismo islámico, político, no religioso, que aspira a reconstruir en nuestros días un imperio musulmán similar al que existió en la Edad Media, desde el Atlántico al oceano Pacifico. La personalidad de Atta y la preparación del atentado están muy bien descritos en el libro.

En contraste con la primera parte sobre Mohammed Atta, la segunda: "El secreto de la Casa Blanca" es penosa. Sufre un error de enfoque típico en una periodista; consiste en el abuso de opiniones propias -y posiblemente de sus informantes-, que el lector no tiene porqué compartir. Si en la primera parte la autora proporciona hechos, en la segunda abundan las opiniones; desde tachar de cobarde a George W. Bush, a criticar la falta de diligencia de los organismos norteamericanos para evitar el atentado antes de que tuviera lugar.

Urbano acusa al gobierno americano de oscurantismo y verdades amañadas acerca del atentado; así como, después, de haber puesto en marcha guerras de represalia y la violación de los derechos humanos en Guantánamo o la represión sobre musulmanes inocentes. La autora también se refiere a los movimientos especulativos en Bolsa, previos y posteriores al atentado, sobre títulos de compañías aéreas y compañías de seguros, por personas anónimas en USA y Alemania; personas que tenían información acerca de lo que iba a ocurrir el 11-S y que así obtuvieron grandes beneficios.

La actitud de la autora, el grito de ¡Queremos saber! hoy tan de moda, oscurece el protagonismo que debería corresponder a los miles de víctimas que perdieron sus vidas en los atentados del 11-S. Hay que valorar positivamente la inmediatez del libro respecto de los hechos; ya que fue publicado en junio de 2003. Cuatro años más tarde Pilar Urbano publicaría otro sobre la misma cuestión: "Jefe Atta. Maestro de suicidas".