La noche de la verdad

Durante casi toda la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) Francia estuvo ocupada por el ejército alemán. Sin embargo, un grupo de franceses llevaba a cabo tareas clandestinas de oposición al ocupante. Fue conocido como la Resistencia y una de sus líneas de actuación consistió en la publicación del periódico, Combat. Albert Camus fue redactor-jefe y editorialista del mismo en 1944 y 1945.

La noche de la verdad reúne los editoriales escritos por Camus, así como algunos artículos. Los textos versan sobre la guerra, la reconstrucción, las colonias y especialmente el caso de Argelia, así como sobre el sistema político que debería regir Francia en el futuro.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
426
978-84-18006-73-9

Subtítulo: Los artículos de Combat (1944-1947).

Valoración CDL
2
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de enc

Albert Camus denomina la noche de la verdad a la del 25 de agosto de 1944, fecha de la liberación de París. A partir de esa fecha comenzó la tarea de reconstruir el país, dotarle de un nuevo sistema político y ajustar cuentas con aquellos franceses que habían colaborado con el enemigo. Camus había trabajado en la Resistencia codo a codo con franceses de diversas ideologías: desde comunistas hasta cristianos. Él se sitúa en un punto intermedio, el de un socialismo democrático; propugna "justicia en el plano de la economía y libertad en el plano de la política" (90).

El escritor critica a los políticos de la IIIª República, que habían llevado a Francia a una derrota sin honor ante Alemania. "No era la democracia -escribe- sino su caricatura" (pág.55). Hombres que se conformaban con la existencia de instituciones de representación. Camus declara que no basta con las instituciones, sino que los hombres y mujeres que las sirven deben reúnir determinadas cualidades éticas y morales. El autor habla de justicia, libertad, igualdad de oportunidades, verdad, compromiso o unidad. De una forma un tanto idealista, el 4 de septiembre de 1944, escribe: "Decididos a suprimir la política para sustituirla por la ética (pág.90).

Para el autor, tanto el Gobierno como la Prensa deberían actuar según un principio de verdad; no mentir a los ciudadanos ni engañar a la opinión pública. Los gobernantes debían ser desinteresados en lo personal y comprometidos en lo social (pág.125). Defiende la necesaria confrontación de las ideas respetando siempre el deseo superior por la convivencia y el interés común. Del Partido Socialista de la IIIª República dirá: "Nunca nos pareció a la altura de la dura época que estábamos viviendo (...). Había confundido su doctrina con la obtención de la mayoría en la Asamblea" (pág.157).

Afirma, por último, que el valor de un sistema político se mide por la calidad humana de los hombres y mujeres comprometidos en su servicio. Pide "poner al servicio del bien la misma tozudez y sacrificio incansable que otros ponen al servicio del mal" (pág.149). "Intentar el camino sencillo de una honradez sin ilusiones, una lealtad sensata y la obstinación de reforzar la dignidad humana" (pág.148). Busca "hombres y mujeres que decidan oponer el ejemplo al poder, la exhortación a la dominación, el diálogo al insulto, el honor a la astucia; que rechacen las ventajas y acepten los deberes que les hacen iguales a los demás hombres" (pág.361).

Camús dedica un gran número de sus editoriales a tratar sobre la profesión periodística. Respetuoso con el cristianismo, señala con perspicacia cómo "la Iglesia hoy, debería esforzarse en no dejar que la confundieran con las fuerzas conservadoras" (pág.214). También dedica algunos editoriales a criticar la situación de España, gobernada por el general Franco. Concluye que "demócrata es el que admite que el adversario puede tener razón, deja en consecuencia que se exprese y acepta pensar sus argumentos" (pág.378).

Dado que La noche de la verdad es una recopilación de textos su lectura es lenta, pero tiene interés para aquellos que un día se hayan planteado las condiciones que debe reunir la actuación política y los límites que debe respetar.