Sentimentalismo tóxico

Theodore Dalrymple, uno de los comentaristas más incisivos y menos políticamente correctos de nuestros días, desenmascara el sentimentalismo oculto que asfixia la vida pública. Bajo la guisa de esfuerzos encomiables como la correcta educación de los niños, la atención a los desfavorecidos, la ayuda a los menos capacitados y el bien en general, estamos consiguiendo todo lo contrario: el sentimentalismo destruye el sentido de responsabilidad, debilita las relaciones humanas y en realidad está muy cerca de la agresión y la violencia. Al hilo de su perspicaz y en ocasiones incómodo comentario de temas sociales, políticos, populares y literarios muy diversos, Dalrymple nos muestra las consecuencias perversas que tiene abandonar la lógica en favor del culto a los sentimientos.

Interesante trabajo de Anthony Daniels, médico británico, que usa pseudónimo cuando escribe, sobre los peligros del sentimentalismo, hoy tan en boga, tanto para los individuos como para la sociedad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
202
978-84-9104-405

Traducción del inglés de Dimitri Fernández Bobrovski, edición en rústica.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3

Comentarios

Imagen de aita

Un libro simpático escrito con soltura, habilidad y buen humor. Pone el dedo en la llaga, pero no soluciones sencillas,. pues la cuestión es compleja.

Imagen de cattus

Con su experiencia como médico, el autor expone, con lucidez y numerosos ejemplos, los peligros del sentimentalismo que hoy predomina en muchos ambientes: en la pedagogía, en los medios de comunicación, en la lucha contra la pobreza... El autor rechaza las secuelas del romanticismo, que tanta influencia han tenido y tienen en la educación, en la tendencia actual al victimismo y a eludir responsabilidades, en los medios de opinión e incluso en la política. No niega la importancia de los sentimientos, algo íntimo y privado, pero señala los peligros de que se impongan a la razón sobre todo en la vida pública, porque entonces, en vez de contribuir a que los problemas se arreglen, hacen que empeoren e incluso que den lugar a graves injusticias, como demuestra con numerosos ejemplos, algunos bien conocidos por la mayoría. Dalrymple (Daniels) sabe que lo que escribe quizá no guste a muchos, pero tiene la valentía y la honradez de alertar sobre una tendencia peligrosa. Lo resume muy bien con la cita final de Pascal: "Esforcémonos por pensar correctamente. Este es el principio de la moralidad", porque "el culto a los sentimientos destruye la capacidad de pensar o incluso la conciencia de que hay que pensar". Libro muy recomedable para educadores, para padres de familia, para periodistas..., por las pistas que da y las soluciones que sugiere.

Leer artículo...