DYA

Josemaría Escrivá de Balaguer funda el Opus Dei en Madrid, ocho años antes de que estalle la guerra civil española. Se encuentra en Madrid solo, con veintiséis años, la gracia de Dios y buen humor –solía decir- y un mensaje en las manos entonces desconcertante: la llamada universal a la santidad en la vida ordinaria.

En este relato el autor analiza la primera actividad de apostolado corporativo del Opus Dei, impulsada directamente por su fundador: un libro que ayuda a conocer las claves de su espiritualidad, extendida años más tarde por todo el mundo.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
576
978-84-321-4604

Subtítulo: La Academia y Residencia en la historia del Opus Dei (1933-1039)

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
4
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

Nos encontramos ante un libro de historia. No es un libro para mayor gloria del sacerdote José María Escrivá ni de su Obra, aunque el lector extraerá sus propias conclusiones. Es historia, datos contrastados y personas con nombre propio que se acercaron al fundador del Opus Dei en el periodo 1928-1936 y de una obra educativa, la Academia y Residencia DYA, que dotó de imágen y de personalidad jurídico-civil al Opus Dei naciente.

El autor nos sitúa en un lugar, Madrid-España, y en una época: caída de la Monarquía, llegada de la IIª República y comienzo de la Guerra Civil. La caída de la Monarquía y exilio de Alfonso XIII supuso una conmoción para el país que no era mayoritariamente republicano. Por mucho que un grupo importante de católicos, la CEDA, se prestó a trabajar políticamente en el seno de la República ésta resultó anticatólica: se quemaron iglesias y conventos, el Primado tuvo que abandonar el país, la Constitución prohibió que los religiosos se dedicasen a la enseñanza y la Compañía de Jesús se declaró extinguida.

La jerarquía eclesiástica estaba preocupada por la descristianización del país y el predominio cultural de los intelectuales no católicos. En concreto se dió especial beligerancia a la Institución Libre de Enseñanza, de inspiración no católica, que formaba profesionales para la enseñanza. La jerarquía de la Iglesia quiso relanzar la Acción Católica, la Asociación Nacional de Propagandistas y otras instituciones que hicieran presentes a los católicos en la vida pública. En ese contexto aparece la Academia y Residencia DYA con una finalidad adicional: enseñar a los católicos que el trabajo profesional y el estudio podían ser caminos de perfección cristiana y santificación personal.

El autor describe el ambiente formativo que había en la Residencia, un ambiente alegre pero exigente, impulsado por los primeros colaboradores de Escrivá: ingenieros, arquitectos, médicos y abogados. El lector identificará con cariño a esos jóvenes (también mujeres y sacerdotes diocesanos) que formaron parte del primer Opus Dei o que, sin formar parte de la Obra, fueron dirigidos y orientados por el Padre. También extraerá de la lectura del libro lecciones de una espiritualidad sencilla, compuesta de piedad, trabajo y amistad que fue la que inculcó Escrivá a sus primeros seguidores.

En 1935 el sacerdote les hablaba de "las tres olas que azotaban el país: la roja del comunismo, la verde de la obscenidad y la negra del anticlericalismo y la masonería" (pág.476). A éllos les correspondía recristianizar el pensamiento y para eso habían de tener la cabeza y el corazón católicos (pág.478). Mientras que los liberales hablaban de una "moral de la ciencia" (pág.28), Escrivá promovía en la Academia clases de Apologética y de Teología Fundamental para que los chicos pudieran dar razón de su fe.

Los medios con los que contaba el fundador no eran otros que el Evangelio y el Crucifijo, porque dinero no tenía. El autor pone de relieve la permanente necesidad económica con la que salieron adelante la Academia y la Residencia, gracias a la generosidad de unos pocos, y la fe, trabajo y sacrificio de Escrivá y sus primeros colaboradores. También la estrechez con la que vivieron la madre y hermanos del sacerdote, que dependían económicamente de él.

Para lectores interesados.

.

Imagen de acabrero

Un fragmento de la historia del Opus Dei, que no por breve, tres años, es de menor importancia. Es un momento, justo el previo a la guerra civil española, de gran importancia fundacional, con una serie de acontecimientos conocidos, en algunos casos, pero sacados a la luz ahora, a través de este estudio muy bien documentado. Se lee con gran interés.