El camino

En una aldea castellana, un chaval, que forma parte de un grupo de tres amigos, está a punto de marcharse a la ciudad, donde su padre quiere que estudie el bachillerato. El niño siente nostalgia del mundo que le fuerzan a abandonar y recuerda lo que hasta ese momento ha sido su vida en la aldea, junto a la abigarrada variedad de personajes que la pueblan. "El Camino despierta los recuerdos de una época marcada por la pobreza, en la que la única forma de "progresar" pasaba por la frustación y el sacrificio.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
221
9788423336333
2010
195
9788423342303

Edición de Marisa Sotelo

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.6
Average: 3.6 (20 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

20 valoraciones

3
3
2
4
3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Publicada en 1950, “El Camino” es la tercera obra publicada por Miguel Delibes. Destaca el autor por su virtuosismo en el uso del lenguaje del medio rural y por su conocimiento sobre la vida interna de un pueblo. El hecho de que los protagonistas de la novela sean tres niños supone uno de los aciertos de la obra y da libertad del escritor, incluso para tratar el mundo de los adultos. La falta de argumento en la primera mitad, fundamentalmente descriptiva, hace un poco ardua la lectura. A partir de ese punto, cuando el autor nos ha presentado a sus personajes y el medio en el que se mueven, las anécdotas comienzan a cerrarse y adquiere sentido el relato. La edición incluye un estudio preliminar que más que facilitar la lectura distrae de ella. El lector vuelve a encontrar en el texto de la novela lo que ya se le había anticipado en el citado estudio. Es como si te contasen el final de una película. Personalmente aconsejaría prescindir de la lectura del mismo.

Imagen de amd





style='font-size:10.0pt'>Frente a la novela de la colectividad, tan
característica de la narrativa moderna, “El camino” es un
relato en el que se destaca el valor de cada persona, de cada individuo; por
eso, desde el principio, cada personaje aparece singularizado con su nombre y
su apodo que lo caracterizan y lo hacen diferente de los demás. Y por
esto también cada uno tiene su propio camino: el título de la
novela no hace referencia a un camino físico, geográfico, sino al
camino de la vida, al trayecto que cada uno debe recorrer desde que nace hasta
que muere.



 



style='mso-tab-count:1'>                Publicada
en 1950, pertenece a la segunda etapa de Delibes, su
época positiva, en la que el protagonista (el hombre individuo) se
adapta a una sociedad formada por otros hombres individuos, y se rebela si se
le quiere llevar a una sociedad de hombres masa. Para el novelista, el pueblo
es el lugar donde el hombre recobra su plena individualidad. En este caso, se
trata de demostrar que Daniel, el Mochuelo, tiene una personalidad que radica
en su pueblo, en el que también puede progresar sin necesidad de
marcharse a la ciudad (tema muy literario que sigue el antiguo tópico
del  “menosprecio de corte y
alabanza de aldea”).



 



style='mso-tab-count:1'>                Aunque
el tema puede resultar tradicional, los hallazgos formales son interesantes e
innovadores. En cuanto a la configuración estructural, es una novela
analéptica, de reducción temporal evocativa (esquema que
volverá a repetir en “Cinco horas con Mario”, 1966), style='mso-spacerun:yes'>  puesto que el primero y el último
de sus veintiún capítulos enmarcan una noche de insomnio en la
que un sinfín de recuerdos se apodera de Daniel, el Mochuelo, el cual a
sus once años debe dejar el pueblo, muy a su pesar, style='mso-spacerun:yes'>  para estudiar en ProductID="la ciudad. En" w:st="on">la ciudad. En esa noche,
recuerda su infancia, sus amigos, las historias de las gentes de su pueblo; y,
gracias a esta rememoración continuada del protagonista, el punto de
vista utilizado en el relato es la “omnisciencia selectiva”, porque
el narrador se esfuerza por no alejarse de la óptica de Daniel. La mayor
parte de las acciones están narradas bajo el prisma infantil, los
pensamientos y los sentimientos del niño (generalmente, en estilo
indirecto libre), llenos de viveza y espontaneidad, impregnan y enriquecen el
discurso narrativo. La ingenuidad de éste y su sentido primario de las
cosas le conceden al narrador, en tercera persona, unas licencias
semánticas y léxicas que nunca podría permitirse un
narrador omnisciente 
“serio”.



 



style='font-size:10.0pt'>Así pues, Delibes
consigue destacar en cada uno de sus personajes aquellos rasgos que hacen de
él un ser único, irrepetible. Aliada a esta noción de
individualidad, está la idea de camino o vocación de cada uno en ProductID="la vida. Para" w:st="on">la vida. Para que un
personaje sea fiel a sí mismo (y en último instancia para que
conserve su plena identidad), debe seguir una trayectoria determinada. Don
José, el cura, “que era un gran santo”, afirma hacia el
final de la novela: “Hijos, en realidad, todos tenemos un camino marcado
en la vida. Debemos
seguir siempre nuestro camino, sin renegar de él. Algunos
pensaréis que esto es bien fácil; pero, en realidad, no es
así. A veces, el camino que nos señala el Señor es
áspero y duro. En realidad, eso no quiere decir que ése no sea
nuestro camino”.





Imagen de miriama

Resumen

 

Daniel,
el Mochuelo, está a punto de dejar su pequeña aldea para irse a
estudiar a la gran ciudad. Antes de partir echa la vista atrás. Describe
con nostalgia cómo discurre la vida en las faldas del Pico class=SpellE>Rando
. Se suceden costumbres, amores y desamores y el
quehacer cotidiano de todos y cada uno de los aldeanos. Pero ante todo Daniel,
el Mochuelo, nos abre su intimidad descubriéndonos cómo despierta
a la vida y a la realidad. Este despertar se desenvuelve en el marco privilegiado
de la amistad. 

 

Valores

 

La
amistad aparece como el mejor medio de crecimiento personal. El niño se
abre a la vida en el trato con los demás.

                                           

Actividades creativas style='font-size:11.0pt'>

 

style='font-size:11.0pt;font-family:"Times New Roman"'>1.     
Este es el título

 

Objetivos: leer en profundidad, aprender a
reflexionar sobre lo leído y saber comunicar a los otros el propio
descubrimiento.

 

Técnica: en primer lugar, el profesor
explicará la finalidad que tiene un título en un libro.

 

Empezaremos por considerar si el libro
leído lleva un título adecuado o podría mejorarse. Cada
alumno tratará de encontrar un nuevo título que escribirá
en un papel.

 

Pasado untiempo
prudencial, los alumnos leen en voz alta los títulos que han creado. El
profesor los va escribiendo en la pizarra. A continuación se empieza a
eliminar títulos; para ello, los niños harán votaciones.
Cuando sale el definitivo, su autor ha de explicar qué le ha movido a
crearlo o qué ha tenido más en cuenta para ello.

 

style='font-size:11.0pt;font-family:"Times New Roman"'>2.     
Cómo son

 

Objetivos: entender la lectura y gozar con lo
que expresa el libro.

 

Técnica: consiste en encontrar y explicar
cómo son los personajes principales del libro a través de la
indumentaria de cada uno, del aspecto físico que tienen y de los
sentimientos que demuestran.

 

Para iniciar el diálogo, el profesor
pregunta quiénes son los personajes más importantes. Determinados
estos personajes, se da un tiempo para que los alumnos digan cómo van
vestidos. A continuación se describe el aspecto físico que tienen
y lo que este puede expresar. En último lugar, se analizan los sentimientos
que se descubren a través de las distintas actitudes.

 

 

Miriam Alonso

Carmen del Pozo

Imagen de Rubito

Daniel, el mochuelo, vive en un pueblo de un valle y con once años va a partia a la ciudad para estudiar.
La noche anterior no puede dormir y recuerda " toda su vida" junto a Roque , el moñigo, y German, el tiñoso.
A través de sus travesuras, de sus aventuras, los pájaros, etc, nos muestra cómo son las personas mayores, cosas que ellos no comprnden y que van descubriendo en esas pequeñas cosas de la vida diaria, las grandezas y las miserias de los mayores, sus costumbres que no cambian, y sus ambiciones , aveces mezquinas.
Novela encantadora, sin concesiones a la brusquedad, sana y deliciosa, recomendable para niños y mayores.
Esta señalada por la crítica como una de las obras maestras de la narrativa contemporánea.
Un dato curioso: Posiblemente sea la única obra de Delibes que no se desarrolla en los llanos de Castilla. El valle puede ser de Santander cuando esta provincia formaba parte de Castilla la Vieja.

Imagen de cdl

¿Quién no recuerda a Daniel el Mochuelo, Roque el Moñigo o Germán el Tiñoso? Este maravilloso libro de Delibes es uno de los máximos exponentes de la literatura española de este siglo. El camino es un canto a la naturaleza de Castilla y un poema de la vida sencilla, contada a través de la vida de tres amigos entrañables que alcanzarán la madurez en medio de la tragedia. El gran Miguel Delibes se consagró para siempre con esta novela. Un buena oportunidad para leerla o releerla.