El hombre en busca de sentido

El doctor Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: «¿Por qué no se suicida usted?» Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia.

En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla? El psiquiatra que personalmente ha tenido que enfrentarse a tales rigores merece que se le escuche, pues nadie como él para juzgar nuestra condición humana sabia y compasivamente. Las palabras del doctor Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.

En relación con la búsqueda del sentido está también otra obra del mismo autor: "La presencia ignorada de Dios". Además recomendamos "La visión de lo invisible" y "Viaje al centro del hombre". En libros de ficción "Por donde sale el sol" o "Cartas de Lucas".

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
160
978-84-254-2331

2ª edición. Título original: Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager.(alemán) Man´s Search for Meaning (inglés). Traducción: Christine Kopplhuber (del alemán); Gabriel Insausti Herrero(del inglés). Edición y prefacio de José Benigno Freire.

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.954544
Average: 4 (22 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

22 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

Al leer ‘El hombre en busca de sentido’ es fácil detenerse en la parte histórica –la estancia del autor en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial- y pasar por alto la parte teórica: la pregunta sobre el sentido de la vida y la ‘logoterapia’, técnica terapéutica desarrollada por Victor Frankl. Nadie se pregunta por el sentido de su vida mientras es feliz, pero cuando aparece el sufrimiento surgen las preguntas sobre el sentido de la vida, sobre la justicia y sobre Dios. Frankl escribió el libro en 1946, nada más ser liberado de los campos. Explica qué hizo para sobrevivir y cómo se convenció a sí mismo y a otros de que la vida seguía teniendo sentido en medio del sufrimiento extremo y sin esperanza. Reintegrado a la práctica de la psicología, Victor Frankl siguió escuchando de sus pacientes la misma cuestión acerca del sentido de la vida. Para él la pregunta tiene respuesta siempre que se formule correctamente: ¿Qué es lo que la vida espera de mí en este momento y en estas circunstancias? Para el autor la pregunta siempre tiene una respuesta, por mínima que ésta sea. Siempre hay alguien o algo que nos esperan; algo que sólo uno mismo puede hacer y que si no lo realiza nadie lo hará por él. Sobre el significado de la palabra ‘logoterapia’ Frankl traduce ‘logos’ como ‘espíritu’ y secundariamente como ‘sentido’ o ‘intención’; por tanto logoterapia sería la técnica terapéutica consistente en ayudar al hombre a encontrar un sentido para su vida, aun en las circunstancias más adversas. Al autor le gusta repetir una frase de Nietze según la cual "cuando se tiene un porqué para vivir casi siempre se encuentra el cómo". El autor previene contra el exceso de introspección, común a algunas terapias, ya que refuerza el sentimiento de infelicidad. Advierte contra las filosofías nihilistas de la época (hoy habría que añadir las doctrinas materialistas o deterministas) porque niegan que la vida tenga algún sentido o el hombre capacidad para influir sobre él. Rechaza que la felicidad consista en ‘vivir sin problemas’ ya que -afirma- para vivir es necesaria cierta tensión entre la realidad y los objetivos. Son interesantes las reflexiones del autor sobre el tiempo pasado, que tendemos a olvidar cuando es la parte más tranquilizadora de la existencia: la de los objetivos alcanzados. Igualmente se sobrevalora el futuro en lo que el autor llama ‘neurosis por anticipación’: instalarse en la preocupación por el mañana olvidando el presente, que es lo único que realmente nos desafía. Recuerda, por último, que cuando deseamos demasiado una cosa es fácil que ésta se aparte de nosotros, en tanto que relativizar los deseos conduce a alcanzarlos más fácilmente. Es lo que el autor llama ‘intención paradójica’ o ‘deseo paradójico’.

Imagen de wonderland

El doctor Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: «¿Por qué no se suicida usted?» Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia.

Imagen de FRAMPORT

El Dr. Frankl, discípulo de S. Freud, narra una dura experiencia en los campos de exterminio nazis, con un canto a la esperanza que subyace en todo el libro. Muy interesante.

Imagen de silviac

Al principio del libro encontré una frase que fue el detonante para continuar leyendo, el autor explicaba que no pretendía describir las torturas de los que fueran objeto el y sus compañeros en un campo de concentración en la 2ª Guerra Mundial, que lo que pretendía era describir la psicología de supervivencia en las situaciones límites del ser humano.
El libro tiene dos partes, la primera en la que cuenta su experiencia en el campo de concentración y la segunda en la que expone su teoría psicológica que al término de la guerra y de su encarcelamiento le lleva a abrir una clínica psiquiátrica que hará escuela no sólo en España sino también en EEUU.
Es muy interesante para la propia experiencia personal leer estas teorías aunque no seas un esperto en psiquiatría ni pretendas serlo nunca.

Imagen de acabrero

En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. Las palabras del doctor Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.