El meteorólogo

Como jefe del Servicio Meteorológico de la URSS, Alekséi Feodósievich Vangengheim se dedica a estudiar las particularidades meteorológicas del vasto territorio soviético y a ayudar con sus predicciones a la construcción del socialismo. Sin embargo, en 1934 será acusado de traición al régimen y encerrado en un campo de trabajo, convirtiéndose en una más de los millones de víctimas del terror estalinista. Durante todos los años en los que Alekséi estuvo preso hasta su muerte, dirigió la mayor parte de su correspondencia a su hija, Eleonora, que tenía cuatro años en el momento de su detención, y a quien no vería nunca más. El descubrimiento de esta correspondencia motivó a Olivier Rolin a indagar en las circunstancias que rodearon su desaparición y tratar de reconstruir su vida.

La dramática historia de un científico ruso caído en desgracia y condenado por el estalinismo magníficamente contada.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
187
978-84-17007-03

Buena traducción del francés de Miguel Aguayo.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de cattus

Estremecedor relato sobre la vida del jefe del Servicio Meteorológicoa de la URSS, Alekséi F. Vangengheim, acusado falsamente de traición, deportado al gulag de las islas Solvkí en 1934 y ejecutado probablemente en noviembre de 1937. La historia de un comunista convencido que, incluso cuando es degradado y encarcelado, sigue confiando en el sistema y en la bondad de sus líderes. El libro es el fruto de una ardua investigación, con la que el autor nos ofrece mucha información sobre la que probablemente habrá sido la mayor masacre, perfectamente organizada, de la historia de la humanidad. Libro que merece la pena leer, y que sirve de homenaje a tantos millones de vícitmas del comunismo. Al final de esta edición, se añaden los dibujos que Vangengheim enviaba a su hijita de cuatro años mientras se lo permitieron. Nunca volvieron a verse.