El niño con el pijama de rayas

Bruno, un niño de nueve años, se va de Berlín a vivir a una nueva casa junto a una cerca, en un lugar llamado "Auchviz".

Estimado lector, estimada lectora:Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que ex plicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.El editor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
219
9788498380798

Título original: The Boy in the Striped Pyjamas. Traducción: Gemma Rovira Ortiz

2010
176
Editorial: SALA
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.555556
Average: 3.6 (36 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

36 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de celin

El libro en sí me ha parecido la novela más dulce y cruel al mismo tiempo que jamás he leído, se lo he recomendado a mi hijo de quince años. A pesar de ser un niño de nueve años es aplastante la claridad con la que narra toda la historia, me acabé el libro la misma tarde en que lo comencé y me imaginaba con una claridad el campo de concentración, la gente toda vestida igual con su pijama de rayas, la valla que separaba la casa de Bruno con el campo, el cocinero, el furias... todo en definitiva. Para quién todavía no lo ha leído se lo recomiendo antes que ningún otro.
Saludos cordiales.

Imagen de guileto

Siento disentir de tanta gente que valora "muy positivamente" esta novela. Me parece que el autor no sabe lo que es un niño de 9 años, ni una niña de 12. Es un argumento ingenioso y aprovecha el impacto que tiene la literatura de los campos de concentración. Pero tiene demasiadas trampas innecesarias, desaprovecha los personajes, que resultan simplones para una novela. Bruno a veces no llega a los 5-6 años de edad y otras tiene reflexiones de adulto. Es una pena, aunque sí reconozco valores que pretende transmitir y que pueden hacer aconsejable la lectura.

Imagen de enc

Al acercarnos a este libro podemos pensar que se trata de una historia más sobre los campos de concentración pero sería un error. “El niño con el pijama de rayas” es el primer cuento que he leído que tenga como escenario el campo de concentración de Auschwitz (Auchviz en el texto). Su protagonista es un niño, Bruno, que “quiere ser muy sincero”. El autor nos introduce en la mentalidad y en los pensamientos de Bruno y hasta se permite el lujo de ser sarcástico al crear el personaje del Furias. Un cuento tiene como mínimo dos lecturas: una emocional y otra didáctica. El lector infantil no necesita comprender la segunda para sentirse atraído por la primera. Bruno es separado de sus amigos y sus abuelos, le llevan a un lugar que no le gusta porque no hay nada que explorar; consigue hacer un amigo pero termina separado de su madre y de su familia. El niño lector vivirá el relato como una historia triste. El lector adulto, que conoce el trasfondo histórico de Auschwitz y lo que ocurrió allí, sigue las andanzas de Bruno con el ánimo sobrecogido. Junto con el carácter infantil y emocional del cuento otra de sus características es la brevedad. Al leer “El niño con el pijama de rayas” nos damos cuenta de que lo que no se pueda contar en cien páginas difícilmente mejorará por alargarlo hasta las quinientas. Me uno a los críticos citados en el libro para considerar “El niño con el pijama de rayas” como una obra “casi perfecta”. Posiblemente le sobre el último capítulo.

Imagen de Mon

Estoy con Enzo en que como novela se permite demasiadas trampas. Pero, también creo que es una lectura clara, limpia, correcta y original. Me recuerda a la película "La vida es bella", que también es dramática, original y tramposilla.

Imagen de Quico

¿Para qué una más? Soy de los que piensan que es una muy buena novela.

Imagen de josedaniel

Un libro impresionante que te hace ponerte en el papel de un niño de 9 años que junto con su padre, su madre y su hermana se trasladan a vivir a otro lugar por que su padre tiene que trabajar y no se quieren separar.
Cuando este en la nueva vivienda echara de menos su barandilla de la escalera y sus tres amigos para toda la vida, que con el tiempo no se acordara ni de como se llaman.
Le costo trabajo adaptarse a su nuevo hogar, por el cual ya no queria volver a Berlin.
Un libro que me puso la carne de gallina una vez terminado.

Imagen de Azafrán

En la contraportada del libro se señala que “este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.
Sin embargo, los valores humanos que destila esta narración (justicia, amistad, sinceridad, delicadeza en el trato con los demás, importancia de las relaciones en el seno de la familia…), así como el marco histórico al que hace referencia (las dos Grandes Guerras del siglo XX) lo hacen muy aconsejable como libro de lectura para los alumnos de 1º y 2º de ESO.
Es un libro que merece la pena ser comentado entre preadolescentes y padres o profesores. El autor ha sabido mantener el enfoque original y fresco, la perspectiva de su protagonista, Bruno, permitiendo una identificación del lector con la condición más noble del ser humano.
John Boyne nació en Dublín, Irlanda, en 1971. Se formó en el Trinity Collage y en la Universidad de East Anglia, en Norwich. Esta es su cuarta novela. En Irlanda fue número 1 de la lista de libros más vendidos durante 35 semanas. Finalista de los premios Borders Original Voices y Ottakar’s Children’s Book Prize, y nominada al «Index on Censorship» Award, al Premio Ungari Unicef y a la Carnegie Medal. Miramax/Disney prepara un largometraje con la dirección de Mark Herman.
El tema del racismo, de la tragedia de la guerra, ya ha sido tratado en numerosas obras narrativas. Sin embargo, los horrores del nazismo no se constituyen en objeto primordial de este relato. Son el mero marco de referencia, pese al cual, la historia se recrea en el sentimiento de la amistad. Añadir algo más a esta simple crítica, podría romper el encanto de una historia tan sutilmente construida y capaz de permanecer como auténtico deleite en la memoria del lector.

Imagen de Porto

Interesante pero insuficiente. Personajes demasiado planos y situaciones demasiado dramáticas. El final está muy poco elaborado. Pero entretiene y poc en contacto con el mundo de los niños que siempre es refrescante, aunque en este caso tampoc es de lo mejor que se ha escrito

Imagen de wonderland

Este libro en sí es muy difícil de definir, Acompañamos a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad. Tenemos aquí una realidad conocida por todos y por otra la normal ingenuidad que atesora un niño de nueve años que desconoce por completo esa realidad y lo que conlleva. El problema es que ese desconocimiento no implica que ciertos hechos no existan, y ése es el peliagudo viaje en el que nos sumergimos acompañando al joven protagonista. Muchos aspectos en la vida tienen más de una visión, algunas de ellas horribles, en este caso es una cerca la que separa un mismo hecho pero con dos facetas distintas de la realidad. Aunque siempre hay algún vehículo que consiga hacernos sobreponer a las adversidades, en este caso encarnado en una amistad tan imposible como conmovedora. Esta obra aborda el holocausto desde la perspectiva ingenua de Bruno, el hijo de un nazi que asume el mando del Auschwitz. Boyne emplea una emotividad casi “spielbergiana” para retratar el corazón de un niño que desconoce el mundo que lo rodea y heroicamente se solidariza con el otro.

Imagen de acabrero

Es, sin duda una historia muy triste. El ritmo de la narración es muy atrayente, aunque abuse en alguna ocasión de recursos muy habituales cuando se trata de niños. Es, de nuevo, un modo de experimentar la barbarie nazi. Poco a poco el lector de introduce en el ambiente perverso, increíblemente deshumanizado de la Alemania de la II Guerra Mundial. El relato es al mismo tiempo fresco, ingenuo y sobrecogedor.