Horizontes insospechados

En una entrevista concedida a la revista Telva, Marlies Kücking señaló que el rasgo que podría enmarcar al fundador del Opus Dei en la historia de la Iglesia sería el de incluir el trabajo como “materia prima” de la santidad, abriendo así horizontes de plenitud cristiana a todos los hombres y mujeres, sin excepción.
 
En este volumen, Kücking evoca sus recuerdos sobre los inicios del Opus Dei en Alemania y desvela numerosos episodios de sus años junto a san Josemaría, muchos de ellos referidos a su modo de trabajar. El relato permite apreciar el desarrollo paulatino y continuo del Opus Dei, visto desde el observatorio privilegiado de su sede central en Roma.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
226
978-84-321-5070
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Una conmovedora página de la historia del Opus Dei escrita por una sensible mujer alemana que lleva en Roma desde 1964 y ha trabajado con san Josemaria y sus sucesores al frente del Opus Dei. Leer artículo >>

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

Libro de recuerdos de la autora desde su infancia y particularmente, desde que conoce el Opus Dei en un viaje escolar a Roma a mediados de los años 50 –que supuso para ella como un “amor a primera vista- hasta 1975, fecha en que fallece san Josemaría.

Cuenta los comienzos de la labor del Opus Dei con mujeres en Alemania, de los que la autora es testigo y también protagonista, junto con otras mujeres. Resalta la fe en Dios de estas primeras mujeres de la Obra en Alemania y la confianza en san Josemaría, que impulsó esas labores apostólicas desde los comienzos, primero con estudiantes universitarias y, al mismo, tiempo, abriéndose a otras personas y ambientes.

El relato, muy bien escrito, atrae por la frescura de las historias que cuenta, por el empuje, la fe y la generosidad de las personas que descubren la llamada de Dios a la santidad en medio del mundo según el espíritu del Opus Dei.

Un segundo capítulo narra la estancia de la autora en el colegio Romano de Santa María, centro de formación para mujeres del Opus Dei en Roma. Y el cuidado con que el Fundador seguía los trabajos de esa institución educativa.

Con la vuelta a Alemania de la autora comienza otro capítulo en el que se narra el crecimiento de la labor apostólica en ese país, con las dificultades que hubieron de superar: escasez de medios económicos, incomprensiones, etc. Y los inicios desde allí del trabajo apostólico en Holanda.

El último capítulo, que supone la segunda mitad del libro, deja de ser cronológico y pasa a ser temático. Consiste fundamentalmente en la experiencia de gobierno de la autora en la Asesoría Central del Opus Dei, consejo colegiado de ayuda al Prelado del Opus Dei (entonces Presidente) en el gobierno de las mujeres de la Obra. La autora trabajó en la Asesoría Central con san Josemaría y sus dos sucesores, el Beato Álvaro del Portillo y Mons Javier Echevarría, pero el libro se centra en la primera etapa, con san Josemaría.

Completan el libro un Epílogo con referencias a su madre y a su hermana y un Capítulo de agradecimientos.