Mil soles espléndidos

Hija ilegítima de un rico hombre de negocios, Mariam se cría con su madre en una modesta vivienda a las afueras de Herat. A los quince años, su vida cambia drásticamente cuando su padre la envía a Kabul a casarse con Rashid, un hosco zapatero treinta años mayor que ella. Casi dos décadas más tarde, Rashid encuentra en las calles de Kabul a Laila, una joven de quince años sin hogar. Cuando el zapatero le ofrece cobijo en su casa, que deberá compartir con Mariam, entre las dos mujeres se inicia una relación que acabará siendo tan profunda como la de dos hermanas, tan fuerte como la de madre e hija. Pese a la diferencia de edad y las distintas experiencias que la vida les ha deparado,la necesidad de afrontar las terribles circunstancias que las rodean —tanto de puertas adentro como en la calle, donde la violencia política asola el país—, hará que Mariam y Laila vayan forjando un vínculo indestructible que les otorgará la fuerza necesaria para superar el miedo y dar cabida a la esperanza. Novela de gran fuerza dramática que narra la tormentosa historia de Afganistán, desde el destronamiento del último rey a la derrota de los talibanes y, en paralelo con el drama histórico del país, la tragedia personal de dos mujeres, casadas con un mismo hombre, unidas por el dolor y la amistad.

 

Si ha gustado esta novela, es obligado, si no se ha hecho ya, leer "Cometas en el cielo", del mismo autor y anterior en el tiempo. Para conocer más sobre Afganistán, "Los jinetes" de Kessel, y "Los sueños de Nassima", de Mercé Rivas.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
382
2009
412
978-84-9838-232

Colección: Letras de Bolsillo

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.823528
Average: 3.8 (17 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

17 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de guileto

Me ha gustado más esta novela que el otro éxito del autor "Cometas en el cielo". La razón es que me parece más auténtica, los personajes son dramáticos, pero creíbles y de una riquza indudable. El fondo social, crudo, despiadado, me parece que se queda corto con la realidad.

Imagen de Azafrán

En esta novela histórica, Hosseini nos relata la vida de dos mujeres en el Afganistán de la segunda mitad del siglo veinte. El autor nació en Kabul, en 1965, así que, probablemente, lo que no conoció directamente sin duda lo escuchó de labios de personas que sí estuvieron allí. Comprender el turbulento devenir de la historia de este país no es tarea fácil.
Miriam vive durante el último reinado, el de Zadir Shah (1933-1973). Se estrenó este monarca con 19 años y lo primero que hizo fue encargar la formación de gobierno a Mohammed Hashem, su tío, quien intentó una reforma “light” del país para contentar a los líderes tribales que asesinaron al anterior monarca, su padre. Como el motivo de la rebelión había sido el acercamiento del anterior gobierno a la URSS, Hashem se dirigió a los EEUU para conseguir la participación de las empresas americanas en la construcción de caminos y del aeropuerto.
De 1949 a 1952 y siempre bajo el reinado de Zadir Shah, el gobierno estuvo controlado por un Parlamento Liberal del que salió, a instancias de las tribus conservadoras, el nombramiento de Mohammed Daud Khan como Presidente de Gobierno. Daud encontró en la URSS la ayuda que los EEUU no le llegaron a dar: formación para técnicos y funcionarios afganos, institutos politécnicos, formación de mandos para el ejército y los caminos y el aeropuerto que necesitaba.
Este periodo es en el que se desarrolla la infancia de Miriam, a las afueras de Herat. Ella no podrá asistir a la escuela pero sabe que las niñas de Herat asisten. Herat es una ciudad que cuenta con un cine, el de su padre, y parece que se trata de un buen negocio.
En 1974, Mariam, de 15 años, es entregada en matrimonio a Rashir, un zapatero de Kabul. Cuando Mariam llega a Kabul, ya con Daud como Presidente de la República, se encuentra con una ciudad en la que se respira algún aire de libertad, aunque Rashir exige a Mariam que use el burka y que no salga sola a la calle.
Mariam conoce a mujeres que sólo usan un pañuelo para cubrirse la cabeza y que envían a sus hijas a la misma escuela que a sus hijos. Y también hay cine.
Con el apoyo de la URSS, Daud destronó al rey Zadir Shah, en 1974 y proclamó la República. Pero fue asesinado en 1978. Su sucesor, Tarik, se inclinó demasiado hacia la URSS y como consecuencia, provocó el levantamiento armado de las tribus. Más de tres millones de afganos huyeron a Pakistán.
La URSS envió a 118.000 soldados soviéticos que controlaban los caminos y las ciudades mientras que las tribus organizaban sus fuerzas en las montañas y se dirigían a Kabul.
El otro personaje importante de la novela es otra mujer, Laila, nacida en 1977. Hija de un maestro, asiste a la escuela y juega al ajedrez. Corre con libertad por las calles de Kabul y comparte sus juegos con un niño llamado Tarik. Laila tiene dos hermanos que se van a las montañas porque quieren luchar y expulsar del país a los soldados rusos. Han sido educados en un cierto clima de liberalidad pero defenderán las tradiciones tribales porque identifican tradición con libertad.
En 1988-1989, las tropas rusas abandonan Afganistán pero los afganos, de tribus muy diferentes, se enzarzan en una sangrienta guerra civil.
Así llegamos a 1994, cuando Laila ya tenía 15 años y su familia decide abandonar Kabul. En el último momento los padres de Laila mueren y es este suceso lo que hace que Mariam y Laila compartan sus vidas.
Una vida en una sociedad controlada por los Talibán que toman Kabul en 1995 e instauran un régimen basado en la sharia: nada de cines ni espectáculos públicos; las mujeres en casa, y en la calle con burka y acompañadas de un hombre de la familia; no podrán las mujeres asistir a las escuelas; los hospitales públicos serán sólo para hombres; los hospitales para mujeres no recibirán los mismos recursos…
Hosseini nos describe la vida de estas dos mujeres en una sociedad para la que sólo cuentan los hombres. Y lo sorprendente para el lector es encontrarse a dos mujeres que pese no recibir de la vida más que injusticia, saben descubrir el valor del sacrificio y de la entrega para hacer feliz a otro ser humano.
Algunas de sus páginas son fuertes por la crueldad de los hechos que ambas mujeres tienen que vivir. En otras, se encuentran textos llenos de lirismo. Es una novela que deberían leer los adolescentes de 16 a 18 años. Les ayudaría a considerar las diferencias culturales que existen entre la cultura musulmana y la tradición cristiana en la que vivimos y a valorar la libertad de que disfrutamos las mujeres en la sociedad europea.

Imagen de wonderland

Nueva demostración del asombroso instinto de gran narrador de que goza el autor, es esta una novela de gran fuerza dramática que narra la tormentosa historia de Afganistán, desde el destronamiento del último rey a la derrota de los talibanes y, en paralelo con el drama histórico del país. El libro cuenta en paralelo la conmovedora historia de amistad entre dos mujeres afganas de orígenes muy dispares, cuyos destinos se entrelazan por obra del azar y de las convulsiones que ha sufrido Afganistán en los últimos treinta años.

Hosseini maneja con soltura las emociones y los sentimientos y muestra desde dentro la vida de estas mujeres, la relación con su marido y sus hijos, sus anhelos, su carácter y, también, la inferioridad con la que afrontan sus vidas.

Aunque el final es un tanto melodramático, Mil soles espléndidos describe la situación real de las mujeres afganas en los diferentes momentos de la historia reciente de este país. A pesar de todo, como dice casi al final de la novela Leila, un magnífico personaje, “parece casi increíble que la vida de todos los afganos esté marcada por la muerte y un sufrimiento inimaginable. Y, sin embargo, también veo que la gente encuentra el modo de sobrevivir y seguir adelante”.