Pastel de crema de pepinillos

Hace muchos, muchos años hubo un rey pequeño y regordete, cuyo reino se extendía por todos lados hasta donde alcanzaba su vista. Era muy sabio, y sus súbditos vivían todos muy felices. Su esposa, la reina, era una gran cocinera, y cada día preparaba un rico pastel de crema de pepinillos. Pero todo reino tiene sus problemas. El rey tenía una hija muy buena y hermosa, y todos los príncipes de la vecindad querían casarse con ella. No había día en que no acudieran a palacio con flores y regalos para ella. Por educación, ella les invitaba a cenar, lo que significaba que al rey sólo le quedaba un pedazo pequeño de pastel. ¡Éste era su problema!
Un precioso libro para leer en familia acerca de las cosas que importan en la vida

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
64
978847490935
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Cuento de hadas escrito siguiendo el estilo tradicional y con una estructura clásica: ambientado en un reino muy lejano, tres caballerosos príncipes (Gallardo, Erudito y Bernardo) deben superar una dura prueba para conseguir la mano de la princesa heredera. La consecución de esta prueba llevará a los personajes a iniciar un recorrido por el bosque, un camino que se puede considerar  para ellos (y también para los lectores) un viaje iniciático. Allí conocerán a todo tipo de especies cada vez más originales: un dragón de tres cabezas, un vaquicarro de cuatro ruedas, un león malabarista, un multipatudo, un gigante que sabe tocar minipianos. Todos ellos lograrán hacer las delicias de la corte, pero solamente las buenas acciones de uno de los príncipes le otorgarán la mano de la princesa.
El libro comienza con una cita de Dostoievski que nos hace reflexionar sobre el auténtico valor de la literatura: “Sin algún vestigio de algo positivo y bello el hombre no puede salir de la infancia y entrar en la vida; sin algún vestigio de algo positivo y bello no se puede poner a una generación en el camino de la vida”.  Y, al final, el lector encontrará un precioso mensaje: la bondad, la consideración y el amor hacia el prójimo pueden ser nuestros mejores regalos, por encima de los bienes materiales o de los objetos más valiosos. Además, junto al texto lleno de humor, se presentan unas ilustraciones divertidas, llenas de color, con muchos detalles. Así pues, se trata de una lectura muy recomendable para renovar nuestro concepto de los cuentos clásicos, escritos ahora con una nueva perspectiva.