Una mirada ciega hacia la luz

Este libro nos deja oír la voz solitaria que sabe despertar en el hombre a un Dios adormecido. Un Dios que se despierta en nosotros y que nos busca, que le buscamos, que nos ama, al que comenzamos a amar aunque sólo le conozcamos oscuramente, cegados por deslumbrantes apariencias, dispersos entre atractivos e intereses, pero sedientos todavía de amor y de verdad. El mundo entero busca a Dios, porque ese mismo mundo le pide a la tierra lo que la tierra no puede ofrecerle. El mundo entero busca a Dios porque va buscando constantemente lo imposible.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
288
Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de marianoc

Muy ameno y de una sencillez asombrosa. El libro está escrito de a pequeños fragmentos y capítulos, como una manifestación espontánea del propio autor. Una obra que no tiene desperdicio.