Blog de acabrero

Amigos

En la historia de la literatura hay infinidad de obras maestras en donde la protagonista es la amistad. No Fulano o Mengano, que tenían un amigo, no: la amistad. Muchos han leído “Reencuentro”, de Fred Uhlman, porque es un libro breve, ameno, y entrañable precisamente porque se palpa el valor de la amistad. Y más moderno, también con un gran éxito de lectores, “En lugar seguro”, de Wallace Stegner, también como ejemplo palpable de lo que es tener amigos, disfrutar de la amistad.

Familias numerosas

Ha caído en mis manos una novela publicada en 2017, obra de la escritora catalana Tina Vallés. Autora sobre todo de relatos, por los que ha tenido un premio en 2012, esta breve novela, “La memoria del árbol”, hace pensar, precisamente, en un conjunto de relatos, ya que el libro está compuesto por una serie de capítulos muy breves, que a veces no llegan a una página. En todo caso es innegable su capacidad como escritora.

¿Quién estudia?

Observando las recientes incorporaciones a la universidad me surge una duda apremiante. ¿En los colegios están enseñando a los alumnos a estudiar? Parece elemental, quisiéramos creer que eso es primordial, pero yo no lo veo tan claro. La cuestión es, antes que nada, ponernos de acuerdo sobre qué significa estudiar y, de entrada, se me ocurre que debemos partir de la idea de búsqueda de la sabiduría. Es decir, creo que el estudiante debe ser alguien con interés por saber.

Desplazados de guerra

De nuevo los desplazados por la guerra, los perseguidos, los que tienen que abandonar su hogar. Recomiendo la lectura de “Un mapa de sal y de estrellas”, opera prima de Jennifer Zeynab y, por ello, especialmente meritoria. Advierte que es ficción, pero leyendo esos relatos percibimos que estamos ante las vidas de multitud de personas que han tenido que abandonar su ambiente, su vida, quizá todas sus cosas, para refugiarse donde buenamente puedan, sin nada.

La cerrazón del miedo

Seguramente es una tendencia ya antigua, habría que buscar en la historia, pero en los últimos decenios se han dado casos, especialmente en Estados Unidos, de personas que se encierran en un ambiente minoritario para protegerse de influencias malignas. Ante ambientes depravados, ante la inmoralidad ambiental, hay que protegerse cuidando que no entre la influencia de los medios de comunicación, y que no haya contacto apenas con personas extrañas.

Decisiones

Con las decisiones tenemos un problema. Quien más quien menos, nos hemos enfrentado con esas situaciones en las que nos convertimos en malabaristas, con grave riesgo de jugarnos la vida. “Tomar una decisión”, dicho con voz queda y preocupada es síntoma de un problema no resuelto. Y la impresión que podemos tener muchas veces es que la sociedad actual crea personas débiles, incapaces de decidir. Es indudable que nos encontramos cada día adolescentes inseguros de 30 o más años.

Bendito atasco

Las esperas son parte de la vida del hombre. No podemos decir que ahora más que antes. Siempre. Pero las maneras de enfrentarse al tiempo indeterminado son infinitas, algunas tremendamente negativas y otras, contrariamente, altamente positivas. De estas esperas nos habla Andrea Köhler en “El tiempo regalado”. Todos hemos sufrido o disfrutado las esperas, pero quizá pocas veces hemos hecho una reflexión sobre la importancia que tienen en nuestra vida.

Miedo

Hay miedo en el ambiente. Unos de los problemas más habituales que se plantean entre muchas personas es que ahora “todo se sabe”. Y eso atemoriza. Si no se supiesen las cosas… bueno, tampoco es para tanto. Pero ahora se entera todo el mundo de las facetas más íntimas de la vida. Vaya lío. No hay escapatoria.

Declaración de guerra

Peter Kreeft, apologista católico americano, está convencido de que estamos en guerra. Es más, lo peor que nos puede ocurrir es que no nos demos cuenta de que estamos en pie de guerra. Habla del conflicto cultural, pero deja claro que nuestros enemigos no son los ateos, los musulmanes, los judíos y los materialistas. “¿Quién no sabe que los bárbaros están a las puertas?; ¿no, que ya las han cruzado, y que están escribiendo los guiones de los programas de televisión y de las películas, escribiendo los libros de textos de los colegios públicos y redactando las decisiones judiciales?” (p. 26).

La cuarta copa

De nuevo disponemos en castellano de una de las múltiples obras de Scott Hahn, teólogo americano, converso del protestantismo, que desde el conocimiento profundo de las Escrituras sugiere a los lectores infinidad de lecturas e interpretaciones que ayudan a meditar con más profundidad en los misterios de la revelación. En esta ocasión, con este sugerente título, encontramos una segunda parte de “La Cena del Cordero”, editado ya hace unos años, de un gran interés para introducirse en los misterios de la Eucaristía.

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de acabrero