El árbol de las cerezas

Mafalda es una niña de nueve años a la que le gusta ir al colegio, jugar al fútbol y abrazar a su gato, Óptimo Turcaret. Está segura de que el espíritu de su abuela vive en el cerezo que hay en el patio de la escuela, junto a Cosimo, el protagonista de su libro favorito, El Barón Rampante. Mafalda siempre cuenta los pasos hasta la escuela y cada día son más los que necesita para ver el cerezo: la enfermedad de Stargardt que padece la está dejando ciega poco a poco. Mafalda intenta aceptar la oscuridad que se aproxima a pasos de gigante con una mezcla de terror y prodigiosa valentía. Junto con un puñado de inolvidables personajes, descubrirá que las cosas más importantes de la vida suelen pasar desapercibidas. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
224
978-84-322-350

Traducción de Isabel González-Gallarza

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela actual, sensible y entrañable, sobre la ceguera y el afán de superación. La protagonista es Mafalda, una niña de nueve años, que está perdiendo la vista a causa de la enfermedad de Stargardt. En los últimos meses, el problema se ha ido agravando y las manchas de niebla nublan sus ojos cada vez con más frecuencia. Para huir de esta terrible realidad, la niña sueña con vivir en la copa del cerezo que hay en su colegio, cerca del espíritu de su abuela y lejos del suelo (del mundo real) que le produce tanto dolor.  

La obra está narrada en primera persona por la protagonista con toda la ingenuidad y los destellos de humor de una niña de tan solo nueve años, aunque el sufrimiento, el dolor y la oscuridad están presentes a lo largo de todo el relato. En él, la autora Paola Peretti transmite su propia experiencia, ya que ella también está perdiendo la vista. Con una gran fuerza y valentía, ambas (autora y personaje) buscan la forma de superar los miedos que se entretejen en la vida cotidiana a causa de la enfermedad.

Como afirma el editor, el libro habla “del dolor de la renuncia, pero también de la belleza infinita de la amistad y de la entrega, y de que aceptar no es lo mismo que resignarse. Una voz sensible y valiente, para lectores de todas las edades, que nos recuerda que la vida es lo más valioso que poseemos y que lo esencial (como leemos en El Principito) es invisible a los ojos”.