Tracto 90

La publicación del Tracto 90 en febrero de 1841 supuso el principio del fin del proceso que culminó con la recepción del teatro John Henry Newman en la Iglesia Católica, el 9 de octubre de 1845. Newman concluyó la redacción del tracto el día 25 de enero de 1841, fiesta de la Conversión de San Pablo. El tracto fue publicado un mes después. En las notas cronológicas que añadió a sus diarios a mediados de la década de 1870, Newman anotó en el 27 de febrero de 1841: “este fue el primer día de la disputa del Número 90”.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
206
978-84-16305-53

Subtítulo: Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de grpazos

El Tracto 90 es el último de la serie de breves tratados que miembros del Movimiento de Oxford —también conocidos como tractarianos— publicaron entre 1833 y 1841. Los tractos fueron idea de Newman y eran folletos en los que se trataban diversas cuestiones teológicas, con el objetivo de proteger a la Iglesia de las injerencias del Estado y preservar la fe apostólica y, en definitiva, los elementos católicos —que no romanos— de la Iglesia anglicana. Los tractos —que se publicaban sin firma, aunque un tercio fue escrito o editado por Newman— se convirtieron pronto en best sellers.

A Newman le preocupaba la atracción que la Iglesia de Roma ejercía sobre algunos jóvenes tractarianos que anhelaban una plenitud católica —tanto doctrinal como devocional— que no se daba en la Iglesia de Inglaterra. El principal escollo era el aparente carácter protestante de los Treinta y Nueve Artículos de Religión de la Iglesia anglicana. El propio Newman explica en su Apologia que el motivo que le llevó a escribir el Tracto 90 era demostrar que los artículos eran susceptibles de una interpretación católica: «La antigua verdad católica … se conservaba todavía, a pesar de todo, en los artículos. Allí estaba. Sin embargo, había que demostrarlo. Y esa demostración era para nosotros cuestión de vida o muerte. Yo pensaba que se podía demostrar … y me puse a hacerlo inmediatamente».

La condena del Tracto 90 por parte de las autoridades de la Universidad de Oxford y una sugerencia expresa del obispo de Oxford fueron la causa de que Newman escribiera dos extensas cartas (al reverendo R.W. Jelf y al obispo de Oxford, Richard Bagot) en las que da razones de por qué ha escrito lo que ha escrito en el Tracto 90. En estos dos interesantísimos documentos, Newman da las claves de interpretación de un texto en el que la contención y la prudencia podían haber complicado su comprensión.

La carta al obispo concluye con un párrafo que, años después, Newman incluiría en su Apologia como la expresión formal de su retirada del Movimiento de Oxford. Entre otras cosas, Newman pide «¡Que Dios me acompañe en los tiempos que están por venir como lo ha hecho hasta ahora!». Los tiempos «por venir» vieron lo que el beato llamó en su Apologia «el lecho de muerte de mi anglicanismo», que precedió a su recepción en la Iglesia católica el 9 de octubre de 1845.

Imagen de acabrero

No es fácil encontrar publicado en castellano este Tracto 90, que tanta importancia tiene en la vida y la conversión de Newman. Nos encontramos, por lo tanto, con un texto de gran interés para todos aquellos que tengan interés por la vida y los escritos de este Beato, tan influyente en el progreso del catolicismo en Inglaterra. La introducción de José Gabriel Rodríguez Pazos es de gran interés para situarse en la historia, y la espléndida traducción nos acerca, de un modo ameno, a uno de los textos esenciales de este autor.