Blog de aita

¿Qué pasa con la novela histórica?



La publicación de la novela de Patricio Sturlese,
titulada El Inquisidor, requiere,
además de una reseña, un breve comentario. Se trata de la segunda novela del
escritor italiano, está bien documentada y con cierto ritmo y capacidad
narrativa. La traducción está cuidada y se lee con gusto.


La continuidad de la Iglesia



Cuando Napoleón en el siglo XIX prendió al Papa Pío VI y
lo llevó prisionero a Francia, se produjo una oleada de fervor popular a su
paso por las diversas ciudades francesas hasta París. Nunca habían visto tan de
cerca al sucesor de San Pedro al frente de la Iglesia.


Teresa y los místicos


Los lugares teológicos



El Profesor Juan BeldaPlans, uno de
los más importantes historiadores de la teología, ha coordinado
un amplio grupo de trabajo formado por filólogos, historiadores y teólogos
para editar, introducir y traducir la insigne obra de Melchor Cano, De locis Theologicis.


La decadencia de los Mayas



Desde luego es muy difícil encontrar una película neutra,
como es difícil el pensamiento neutro. En una producción es importante valorar
la síntesis personal que refleja, la argumentación utilizada y los acentos
marcados. De ese modo se puede apreciar mejor la aportación.


La filosofía del pragmatismo



Es verdaderamente sorprendente la capacidad de nuestra sociedad para
encajar los golpes más fuertes de la vida, y en pocas semanas lograr reducir
los impactos a la más vulgar cotidianidad.


María Antonieta: fuera de juego



En la nomenclatura futbolística estar fuera de juego es realizar una acción
completamente inútil, por mucho que uno se mueva, actúe con agilidad, o sea un
verdadero artista.


¿Qué es histórico en el cristianismo?

En primer

lugar hay que resaltar que la Iglesia Católica es una familia con abolengo.

Tenemos historia y una historia bien guardada. Igual que las herejías han

servido de modo indirecto para formular teológicamente lo que todos creían,

también han servido para realizar nuevas y más perfectas ediciones de los

textos antiguos.

La continuidad de la Iglesia

Cuando

Napoleón en el siglo XIX prendió al Papa Pío VI y lo llevó prisionero a

Francia, se produjo una oleada de fervor popular a su paso por las diversas

ciudades francesas hasta París. Nunca habían visto de cerca al sucesor de San

Pedro al frente de la Iglesia.

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de aita