Blog de acabrero

Una gran luz

El día 23 de diciembre suele llamarse, con cierta sorna, “el día de la salud”, ya que muchos de los desconsolados sin premio en la lotería dicen, fácilmente, “mire usted, lo importante es la salud”. Lo peor es que no se lo creen, que es una mentira que les sale de dentro con dolor, porque la envidia corroe, máxime si el premiado es un vecino.

La universidad, la Verdad y las competencias

Sin duda a muchos profesores universitarios nos resuenan todavía las palabras de Benedicto XVI en el marco extraordinario de la Basílica de San Lorenzo del Escorial. La ocasión fue la celebración de la JMJ de Madrid. Convocados estaban los profesores universitarios jóvenes, que podían ser de todo el mundo, pues en esas Jornadas los había de los lugares más variopintos. En todo caso no recuerdo que nos pidieran el DNI para comprobar nuestra juventud, pues hubiera sido un poco violento.

Después del baile

Es fácil detectar que la actitud ante la muerte es muy distinta según las personas. Se podría pensar que todos tenemos miedo a la muerte, pero la realidad es que hay grandes contrastes. Hay un breve libro, recién editado, de Tolstoi, tres breves relatos, verdaderamente sustanciosos. Al comentarlo con otros lectores, hay cierto acuerdo en que los rusos son más profundos a la hora de escribir sus novelas o cuentos que muchos escritores occidentales.

La ideología de género y la revista ARBOR

En los días pasados se ha hecho pública la maniobra de unos “científicos” españoles intentando negar la opinión sobre la ideología de género a la catedrática sevillana María Caballero Wangüemert. Esta profesora manifiesta su aversión a los planteamientos feministas radicales tan extendidos en los medios científicos y mediáticos.

 

Jugando con la vida

Hace unos días nos sorprendió la noticia de un bebé, con cinco meses de vida, nacido de tres progenitores. Se queda uno perplejo ante esas técnicas que tan por delante van de lo que es natural. Por supuesto, el cuerpo de la noticia resultaba de los más positivo. Aparentemente un matrimonio de musulmanes creyentes, que no estaban dispuestos a participar en el experimento si había destrucción de embriones fecundados. Esto quiere decir -cosa que no se descubre a la primera- que son los investigadores quienes proponen la posibilidad a una pareja que ha tenido ya dos niños muertos a los cinco años por una enfermedad hereditaria.

Diagnóstico: pokemones

Estábamos en Berlín, en la Isla de los museos, un día fantástico, poco frecuente en esta ciudad y, en general, en el norte de Alemania. Sol y buena temperatura hacían que el parque de esta zona emblemática de la urbe estuviera muy concurrido. Muchos tumbados en el césped, al sol, atesorando lo que es escaso, para el resto del año, otros en la sombra, en cómodos bancos junto al río, leyendo. Otros paseando al perro, que también “tienen derecho” -dirían algunos-. Nosotros, entre museo y museo -habíamos visitado a la Nefertiti y queríamos ver el museo de Pérgamo- tomando un bocadillo.

La Madre Teresa: un testimonio

La proximidad de la canonización de la Madre Teresa de Calcuta puede servir para releer uno de sus libros más impactantes, “La Madre Teresa de Calcuta. Un retrato personal”, que escribió Leo Maasburg, sacerdote que acompañó a la Madre en muchos de sus viajes. Un libro que hace reír y que puede emocionar hasta las lágrimas, asequible a cualquier lector, pues se compone, en gran parte, de anécdotas de su ajetreada vida, a veces estremecedoras, a veces sumamente divertidas.

Checkpoint Charli

He viajado a Berlín después de 32 años. Maravilla observar el esfuerzo restaurador de Alemania con su capital.  Pienso que pocas ciudades se pueden comparar con esta -Roma, París…-. Todavía hay muchas obras, edificios nuevos terminándose, rehabilitaciones, que hacen pensar que, en unos cuantos años, será una ciudad de ensueño. Lo moderno es de lo más atrevido y con gran clase; lo clásico, aun teniendo pocos siglos, le da el empaque de lo perenne.

Misericordia con los ricos

Muchas veces se ha discutido sobre la riqueza, la pobreza y la felicidad. ¿Hace felices a las personas la riqueza? ¿Se puede ser feliz siendo pobre? Sería imprudente, sin duda, emitir un juicio absoluto, sin matices. Las variedades, excepciones y reglas serían casi infinitas. Pero eso no quita para que podamos dar una opinión, un poco por encima, susceptible, sin duda, de crítica o matizaciones.

Nuestra hermana la muerte

Desde el Cántico de las criaturas de San Francisco, poco se han atrevido a hablar de la muerte con esa cercanía, como lo que verdaderamente es: la meta de nuestra vida, el paso definitivo hacia la vida eterna. Es patético el miedo que tienen personas aparentemente cultas y serias a hablar con verdad de lo más seguro que hay en la vida. ¿Cómo es posible que el hecho más importante de nuestra existencia sea ocultado sistemáticamente, como un tabú?

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de acabrero