Blog de aita

Mexicano de corazón

Francisco Ugarte Corcuera (1947), autor de este libro, vivía y trabajaba en la Comisión Regional de México, en mayo de 1970, cuando el Fundador del Opus Dei realizó una de sus últimas locuras de amor en la tierra: tomar un avión en Roma y plantarse durante nueve intensos días a los pies de la Virgen de Guadalupe en la Villa, México DF.

El beato Álvaro

 

La referencia al beato Álvaro viene obligada en esta ocasión pues la fiesta de su memoria en la Iglesia es precisamente el 12 de mayo, aniversario de su primera comunión. Es interesante que realizara ese acontecimiento inolvidable con sus compañeros del Colegio del Pilar de Castelló donde estaba estudiando su vecino y amigo el Siervo de Dios José María Hernández Garnica.

Buscar la verdad

Es muy interesante que ediciones Encuentro haya querido publicar, en tan poco espacio de tiempo desde la edición en inglés (2020), hasta la traducción en castellano del reciente trabajo del periodista, ensayista e investigador norteamericano Rod Dreher (Lousiana 1970), sobre el panorama cultural y religioso en Estados Unidos y en Europa. Al pesimista análisis le ha añadido una solución urgente: la búsqueda de la verdad personal y colectiva de los creyentes en Jesucristo.

La belleza de la metafísica

El profesor de metafísica de la Universidad de Montreal, Jean Grondin (Cap-de-la-Madeleine, Canadá, 1955), ha reunido en este breve ensayo, diversos trabajos publicados en lugares dispersos, sobre el tema general de la historia y de la necesidad de la metafísica en la filosofía y en la cultura occidental. De ahí la importancia de empezar por su peculiar definición o sencilla descripción: “La metafísica es el esfuerzo vigilante del pensamiento humano por comprender el conjunto de la realidad y sus razones (…). Toda metafísica, implica, una ontología, una cierta teología y una antropología” (23).

Manicomio de verdades

El conjunto de artículos publicados en diversos lugares y ahora reunidos en este volumen preparado por el historiador y Académico francés Rémi Brague (1947), constituye una de esos ensayos que uno debe leer a lo largo del año; se esté de acuerdo o no con el autor, pues lo que se dice, se expresa tan bien y aporta tanto que nos ayuda a conocer mejor el nervio del problema de nuestra civilización.

Vocación y carisma

En las siguientes líneas deseamos presentar el interesantísimo trabajo realizado por diversos autores del máximo nivel y coordinados por Lourdes Grosso García, Consultora de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, que ha sido en publicado en EDICE, acerca del tema “Vocación y carisma”, y enmarcado dentro de la colección “Encuentros y congresos”, celebrados e impulsados por el Departamento de la Vida consagrada de la Conferencia Episcopal Española.

¿Nos conoce Jesús?

Vale la pena volver a releer, en este breve e inacabado ensayo del célebre teólogo del siglo XX, el austríaco Hans Urs von Balthasar (1905-1988), publicado hace unos años por Herder en castellano, acerca del conocimiento que tiene Dios de nosotros, cómo “todo lo importante” puede reducirse al trato personal entre Jesús y cada criatura.

Sed de ser

Con este interesante e inquietante título comienza el filósofo catalán de la religión Javier Melloni (Barcelona 1962) su amplia recopilación de breves textos poéticos entorno al ansia de metafísica en general de la intelectualidad actual y, en particular, del ser absoluto.

Vida en el amor

Hace muchos años leí una fantástica y pormenorizada narración de la vida del ínclito fraile dominico Bartolomé de las Casas que terminaba justamente en el momento posterior al famoso sermón de Montesinos el cuarto domingo de adviento de 1511 en la Isla de la Española. Es decir con la conversión y la vuelta a vivir la vocación sacerdotal en profundidad y, de hecho, al retiro espiritual con el que se preparaba para entrar en la Orden de Predicadores.

Las debilidades de la Iglesia

Aceptar que la Iglesia brota, en palabras de san Juan Damasceno, del costado abierto de Cristo en la cruz, en el momento de la lanzada, equivale a admitir que la Iglesia la ha fundado Jesucristo y lo ha hecho en el tiempo y, por tanto, sometida a la protección del Espíritu Santo y a las leyes de la historia. Precisamente, en estos días de la Semana Santa he podido leer con detenimiento el interesante artículo del dominico Pierre-Marie Berthe, OP, sobre la Iglesia en la historia, recientemente publicado en la Revista Nova et Vetera de la Facultad de Teología de Friburgo (Pierre-Marie Berthe, Pourquoi L’Église ne deyrait pas avoir peur de l’histoire, Nova et Vetera 3/2020, 317-332) y me ha venido muchas veces a la cabeza las coordenadas espacio temporales.

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de aita